Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:56

LOS EFECTIVOS PROTAGONIZARON UNA MARCHA EN EL CENTRO DE LA PAZ

Policías amotinados se enfrentan con sectores oficialistas y toman control de plaza Murillo

Policías amotinados se enfrentan con sectores oficialistas y toman control de plaza Murillo











Policías de base marchan frente al palacio de gobierno, la pasada semana. ABI



Los policías amotinados tomaron este lunes el control de la Plaza Murillo y rechazaron a golpes los insultos de grupos leales a Evo Morales que exigían a gritos que los uniformados cumplan un acuerdo suscrito el domingo en el ministerio de Gobierno.



En la movilización a favor de Evo Morales había miembros de la Confederación Nacional de Juntas Vecinales (Conaljuve) que lidera Efraín Chambi y la Confederación de Interculturales de Bolivia (ex colonizadores), de Gustavo Aliaga, quien justificó su presencia señalando que estaba en las calles para defender “este proceso de cambio”.



Los amotinados reaccionaron con vehemencia a los insultos de los civiles, y terminó en intercambio de golpes. Además se usó granadas de gas, y los policías optaron por tomar control los cuatro accesos a la Plaza Murillo. También hubo reportes que en la madrugada de este lunes se observó vehículos oficiales con campesinos en las calles de La Paz.



Un vecino del barrio de Miraflores denunció que varias camionetas llegaron en la madrugada con campesinos, quienes se instalaron en la sede de la Confederación Sindical de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSTCB).



El presidente Evo Morales anunció el domingo en la mina Corocoro que no sacaría al ejército a las calles para evitar muertes. Pero los grupos leales a su gobierno aparecieron este lunes en las calles de La Paz para obligar a los policías a que cumplan el acuerdo del domingo.



La jornada matinal de este lunes se completó con el ingreso de unos 200 policías del Regimiento 5 de la ciudad de La Paz, quienes con sus armas de reglamento, lanza gases y balines terminaron de desalojar a los movimientos sociales afines al MAS.



“Estamos armados con lo necesario y que quede claro que son nuestras armas, nosotros compramos nuestras armas”, dijo uno de los policías de El Alto.



Los uniformados amotinados protagonizaron una airada marcha de protesta por el centro del poder político, cuyas cuatro esquinas se encuentran cercadas por barreras metálicas, corearon sin cesar: “Nivelación, nivelación”, “no queremos bono, queremos salarios”, “que renuncie el tira de Maldonado, en alusión al comandante interino de la Policía, Víctor Maldonado, para quien los servicios policiales se normalizaban paulatinamente.



La tensión iba en aumento en inmediaciones de la Plaza Murillo. Las puertas de Palacio Quemado fueron cerradas y estaban protegidas en su interior por militares armados.