Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:05

LA SEDE DE GOBIERNO VIVIÓ AYER MOMENTOS DIFÍCILES. POLICÍAS DE BAJA GRADUACIÓN IRRUMPIERON EN LAS OFICINAS DEL TRIBUNAL DISCIPLINARIO PARA SAQUEAR, DESTROZAR Y QUEMAR ESTAS INSTALACIONES

Tras jornada violenta en La Paz se abre el diálogo

Tras jornada violenta en La Paz se abre el diálogo



El Defensor del Pueblo convocó a una reunión a Gobierno y policías, la misma que se inició a las 21:15 horas en el Ministerio de Gobierno, después de un intento frustrado cuatro horas antes.

Esto ocurrió luego de un viernes violento en la Sede de Gobierno y otros departamentos del país.

Centenares de policías de bajo rango, reforzados por sus esposas y otros familiares, tomaron este viernes, con ruidosas marchas, la Plaza Murillo, centro del poder político del país y lanzaron consignas contra el Presidente y petardos contra el Palacio de Gobierno, que permanecía con sus puertas cerradas y sin guardia externa al igual que el Congreso.

Ayer en la mañana los amotinados se trasladaron al Tribunal Superior Disciplinario de la Policía  donde saquearon y quemaron documentos y computadoras con datos de cientos de procesos contra uniformados. En la tarde, otro numeroso grupo llegó a oficinas del Comando Nacional e intentó un ingreso violento que fue frustrado por jefes policiales que resguardaban el lugar.

Los policias exigen la nivelación de salarios al rango de los militares, anulación de la Ley 101 -referida a los procesos-, una jubilación con el cien por ciento del salario ganado y la creación de la defensoría policial. El motín iniciado el jueves  se originó de una huelga de hambre iniciada por las esposas de cabos, sargentos y suboficiales.

"Una vez más están minimizando estas protestas, pero hora que pasa más policías y familiares se están sumando y esto es a nivel nacional", dijo a OPINIÓN la dirigente del  Sindicato de Esposas, Guadalupe Cárdenas.

El Gobierno había ofrecido a los policías un bono mensual  de 200 bolivianos y la conformación de una comisión para analizar y avanzar en las otras demandas, sin embargo, la propuesta fue rechazada la mañana de este viernes. "Lo que pedimos es un salario mínimo de 2.000 bolivianos y no los míseros 800 que ganan nuestros policías", dijo ayer el capitán en retiro Wilfredo Vargas Huarachi quien también participaba en el motín. En la tarde el ministro de Gobierno, Carlos Romero, reveló que la oferta del Ejecutivo es de 2.000 bolivianos a los policías con salarios más bajos.

A los casi 500 policías de bajo rango alzados, este viernes se sumaron 30 oficiales en ejercicio, la mayoría tenientes y subtenientes en representación del sector, que hasta ayer se mantenía al margen de la protesta, en cumplimiento a la Constitución Política del Estado, que le prohíbe deliberar.

La Paz vive una jornada dura

En el centro de la ciudad de La Paz la población se encontraba ayer temerosa, el transporte y las actividades comerciales eran irregulares y no existía presencia policial.

Los bancos cerraron al mediodía de este viernes para resguardar su seguridad, ante la falta de resguardo policial.

"Estamos cerrando porque puede haber incidentes o atracos, la Policía está replegada", dijo un funcionario al ser consultado por la prensa.

El ambiente de tensión que se vivía en la Plaza Murillo, traía a los ciudadanos el recuerdo de febrero de 2003, cuando también se amotinaron los policías de bajo rango y tomaron la Unidad Táctica de Operaciones Policiales exigiendo mejor salario.

Esa movilización contra el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada tuvo un saldo trágico de 13 muertos entre policías y militares.

Ayer, el kilómetro 0 de La Paz, es decir la Plaza de Armas, tembló dos veces por explosiones de dinamita, una por la tarde y la segunda entrada la noche.

Apuntes.



Destrozos

Cientos de policías saquearon y destrozaron la sede del Tribunal Disciplinario de la Institución y quemaron los archivos, cerca del Palacio de Gobierno de La Paz.

Marcha

Los agentes salieron del cuartel de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales, que tomaron por la fuerza el jueves, desfilaron ante el Palacio Quemado, donde tiene sus oficinas el presidente Evo Morales, y luego atacaron las oficinas del Tribunal Disciplinario.

Quema

Decenas de agentes armados y encapuchados se encontraban en el techo, mientras otros quemaban en la calle documentos, rompían ordenadores y destrozaban el edificio.

El inicio

Las protestas de los policías comenzaron el miércoles en La Paz, Oruro, Potosí y Sucre, donde bloquearon el acceso a comandos y cuarteles, y llamaron a suspender actividades, mientras sus esposas iniciaron huelgas de hambre.

Toma del Segip

El director del Servicio General de Identificación Personal, Antonio Costas, denunció el viernes la toma de las oficinas de esa institución en Oruro por efectivos policiales.

"Estamos realmente preocupados porque se han quemado documentos en la terraza y no sabemos el estado de equipos", dijo Costas.