Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 09:19

Científicos alertan riesgo de derrame cerebral relacionado con el coronavirus

Existen afectados por ACV jóvenes y sin factores de riesgo. (Foto: EFE / Ángel Medina G.)
Existen afectados por ACV jóvenes y sin factores de riesgo. (Foto: EFE / Ángel Medina G.)
Científicos alertan riesgo de derrame cerebral relacionado con el coronavirus

Desde abril, médicos vienen reportando accidentes cerebrovasculares repentinos en adultos jóvenes, enfermos de COVID-19 y sin síntomas graves. Un nuevo estudio preliminar vuelve a relacionar ambas condiciones.

Un nuevo estudio publicado en junio sugiere que el coronavirus puede aumentar el riesgo de accidentes cerebrovasculares (ACV) en adultos jóvenes. La investigación, se encuentra aún en fase preliminar, sin embargo, no es la primera vez que expertos reportan lo mismo.

Otro de los hallazgos concluye que la tasa de mortalidad en estos casos era del 42.8%, superior a la típica por accidente cerebrovascular (alrededor del 5 al 10%). Asimismo, los pacientes tenían menos de 50 años, mientras que la mayoría de los derrames se da en personas mayores, publica EFE.

“Estábamos viendo a pacientes de 30, 40 y 50 años con derrames cerebrales masivos del tipo que normalmente vemos en pacientes de 70 y 80 años”, aseguró el autor principal del estudio, Pascal Jabbour.

Los expertos identificaron además que pacientes analizados sufrieron derrame cerebral en grandes vasos. Ambos hemisferios del cerebro y ambas arterias y venas del cerebro habían sido afectadas, lo cual es inusual para un accidente cerebrovascular ordinario.

“Aunque tenemos que enfatizar que nuestras observaciones son preliminares [...] lo que hemos observado es preocupante”, advirtió Jabbour, debido a que “los jóvenes, que pueden no saber que tienen el coronavirus están desarrollando coágulos que causan un grave derrame cerebral”.

Ataques repentinos

A finales de abril, un equipo de médicos también anunció sobre casos similares. El Thomas Oxley, neurocirujano del Sistema de Salud Mount Sinai en Nueva York, y sus colegas se pronunciaron sobre cinco pacientes que atendieron. Todos tenían edades menores de 50 años y síntomas leves por COVID-19.

Según concluyeron los doctores, el virus (SARS-CoV-2) pudo ser el causante de un “aumento de coagulación en las arterias grandes”, lo cual provocó derrames cerebrales graves.

“Nuestro informe muestra un aumento de siete veces en la incidencia de accidente cerebrovascular repentino en pacientes jóvenes durante las últimas dos semanas. La mayoría de estos pacientes no tienen antecedentes médicos y estaban en casa con síntomas leves (o en dos casos, sin síntomas) de COVID”, resaltaron los expertos a CNN.

ACE2, el objetivo del coronavirus

Los científicos del nuevo estudio preliminar añaden que el efecto de la COVID-19 en la aparición de accidentes cerebrovasculares puede estar asociado con el receptor ACE2. Este componente de la célula humana es usada por el virus para su ingreso al cuerpo.

Además, es muy común en los vasos sanguíneos, el corazón, los riñones y los pulmones, y cumple la función de regular el flujo sanguíneo en el cerebro.

Los investigadores creen que el coronavirus puede interferir con la función normal de este receptor.
Ya en mayo, el neurólogo mexicano Juan Manuel Calleja alertaba al respecto: “Una de las cosas que sucede con el coronavirus es que aumenta los coágulos en los pacientes que lo tienen, y esto favorece a que se presenten el ictus, también conocido como derrame cerebral”, declaró.