Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 12:51

Descubren Casarabe, una civilización prehispánica oculta bajo el Amazonas de Bolivia

Versados en astronomía y técnicas de agricultura complejas, los habitantes de esta civilización prehispánica muestran que las sociedades precolombinas de la cuenca amazónica eran mucho más amplias de lo que se creía. 

A la izquierda, vista aérea de la selva en Llanos de Mojos. A la derecha, imagen conseguida con LIDAR de la ciudad de Landívar que se oculta debajo de la densa vegetación.    LLANOS DE MOXOS- HIEKO PRÜMERS
A la izquierda, vista aérea de la selva en Llanos de Mojos. A la derecha, imagen conseguida con LIDAR de la ciudad de Landívar que se oculta debajo de la densa vegetación. LLANOS DE MOXOS- HIEKO PRÜMERS
Descubren Casarabe, una civilización prehispánica oculta bajo el Amazonas de Bolivia

Los arqueólogos quedaron estupefactos. Debajo de la densidad de la selva amazónica en Bolivia, encontraron un yacimiento monumental, que fácilmente pudo haber sido una ciudad entera. Después de lanzar varios láseres desde helicópteros al vuelo, se dieron cuenta de que esta era una civilización única, que había permanecido oculta en medio del verdor perenne.

A partir de un análisis más cuidadoso de las estructuras encontradas, los investigadores determinaron que esta civilización ‘perdida’ pudo haber sido numerosa en el apogeo de su desarrollo. Lo más probable, según la cobertura de Live Science, es que fueran los Casarabe, que habitaron la región hace al menos 1.400 años.

La investigación, liderada por Heiko Prümers, del Instituto Arqueológico Alemán, documenta dos grandes asentamientos ya conocidos, pero no explorados, Cotoca y Landivar, y otros 24 sitios de menor tamaño, de los que solo se conocían 15. 

UNA CIVILIZACIÓN ‘PERDIDA’ EN EL AMAZONAS

Siguiendo los hallazgos en la Amazonía boliviana, los arqueólogos sugieren que esta civilización ‘perdida’ desarrolló un complejo urbanístico extenso en medio de la selva. Además, se adaptaron al entorno único en el que vivían con celeridad, según documentan para Nature.

Hasta ahora, según los autores del estudio, no se tenía registro de asentamientos prehispánicos en la Amazonía boliviana por lo que se creía que no existían. Este estudio desmiente esta preconcepción. 

Para la realización del estudio, el equipo usó la tecnología LIDAR (Ligth Detection And Ranging), que emplea un escáner láser aerotransportado para obtener un mapa en 3D del terreno. 

“Aquí presentamos datos de sitios pertenecientes a la cultura Casarabe (desde 500 d.C. al 1.400 d.C., aproximadamente) en el mosaico de sabana-bosque de los Llanos de Mojos, suroeste de la Amazonía, que revela la presencia de dos sitios notablemente grandes en un sistema de asentamiento denso de cuatro niveles”, escribe el equipo de investigación.

Posiblemente exista un quinto nivel potencial de pequeñas aldeas sin arquitectura en montículos que no puedan ser capturadas por LIDAR.

En esta parte del mundo, los edificios monumentales no se construyeron con piedra sino con tierra, que se erosiona fácilmente con el tiempo, especialmente en los trópicos. 

Según se sabe, los Casarabe se expandieron en un área aproximada de 4.500 kilómetros cuadrados. A  pesar de estar en medio de la densidad de la selva, lograron un desarrollo urbano no invasivo con el medioambiente. A partir de las imágenes que se consiguieron con los láseres, los investigadores determinaron que este yacimiento contiene andenes escalonados e infraestructura para la gestión del agua.

Los sitios de asentamientos están rodeados por “bancos poligonales concéntricos clasificados”. Según el estudio,  “representan nodos centrales que están conectados a sitios de menor rango por calzadas rectas y elevadas que se extienden a lo largo de varios kilómetros”. Nunca antes se había descrito un sitio así de complejo en la zona.

La arquitectura cívica y ceremonial de Cotoca y Landívar identificada con el Lidar se construyó sobre terrazas hechas por el hombre en las que se asientan estructuras en forma de U, montículos rectangulares y pirámides cónicas de hasta 21 metros de altura.

EDIFICIOS CÍVICOS Y ACUEDUCTOS

De acuerdo con los hallazgos del German Archaeological Institute, lo más probable es que el edificio que se encontró en la Amazonía de Bolivia fuera de gestión pública. Los investigadores piensan que esta ciudad antigua estaba conectada con otros centros de poder prehispánicos, por medio de redes carreteras complejas, que el tiempo sepultó.

“En una hora de caminata, puede llegar a otro asentamiento”, cuenta el autor principal del estudio, Heiko Prümers, arqueólogo de la institución. “Esa es una señal de que esta región estuvo muy densamente poblada en la época prehispánica”.

Después de estudiar a los Casarabe durante más de dos décadas, Prümers se mostró intrigado por estos nuevos yacimientos. Se tiene registro de que los colonizadores peninsulares encontraron poblaciones aisladas de esta civilización perdida en el siglo XVI. Sin embargo, no se sabía que habían logrado desarrollar reservas de agua y canales de distribución de esta complejidad.

Lo más probable, asegura Prümers, es que utilizaran esta tecnología para contener las inundaciones. Y lo que es más asombroso: que estos acueductos fungieran también como granjas de peces, una de las proteínas más importantes para los Casarabe. l