Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 28 de noviembre de 2022
  • Actualizado 10:14

EN QUILLACOLLO

Violador serial tomaba fotos a sus víctimas tras abusar de ellas y operaba con cómplices

El hombre ofrecía trabajo por las redes sociales, encontraba a sus víctimas en la plaza Bolívar de Quillacollo. Allí les invitaba un jugo con el cual las dopaba “a plena luz del día” y posteriormente las violaba. 

Presentación policial de Rolando E.T., el hombre investigado como presunto violador serial en Quillacollo.  MARIELA  COSSÍO
Presentación policial de Rolando E.T., el hombre investigado como presunto violador serial en Quillacollo. MARIELA COSSÍO
Violador serial tomaba fotos a sus víctimas tras abusar de ellas y operaba con cómplices

Suman cinco las víctimas de entre 20 y 26 años que fueron abusadas sexualmente por Rolando E.T., de 27 años. El denominado violador serial, aprehendido este miércoles en Quillacollo, también podría ser investigado por el delito de pornografía, debido a que indagaciones preliminares dan cuenta de que este también fotografiaba a sus víctimas, tras cometer los abusos. 

“Tengo entendido que la Fiscalía también ha recabado muchas fotografías de mujeres desnudas. Luego de que este saciaba sus malas intenciones, no dudaba en fotografiarles y todas esas fotografías se han rescatado de su celular. Han rescatado la mochila con los somníferos y los refrescos”, expresó el abogado de dos de las víctimas, Eduardo Mérida.

El hombre ofrecía trabajo por las redes sociales, encontraba a las víctimas en la plaza Bolívar de Quillacollo. Allí les invitaba un jugo con el cual las dopaba “a plena luz del día” y posteriormente las violaba. 

El jurista expresó que no descarta ampliar la investigación por otros delitos más conforme avance la investigación. Preliminarmente dio a conocer que Rolando E.T. operaba con tres cómplices.

Como parte de la defensa exigirá mujeres informó que el abusador contactó a su consanguínea por redes sociales y le ofreció un sueldo mensual de 2.300 bolivianos. Posteriormente “le hizo tomar el juguito”, momento en el cual la misma recibió la llamada de su esposo y cuando intentó contestar, el hombre le tapó la nariz con un trapo negro con somnífero.

“De ahí no recuerda más”, contó el hermano, tras relatar que cuando encontraron a la víctima, ella no podía hablar y tampoco pararse.

“Que se pudra en la cárcel, pedimos justicia”, expresó, visiblemente molesto.