Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de septiembre de 2022
  • Actualizado 20:30

Un post y una foto abren el debate sobre el posible hallazgo de Zarlet

La adolescente desapareció hace 10 años, en La Paz. Desde entonces, su mamá inició una búsqueda que trascendió fronteras hasta llegar a Colombia, donde, presuntamente, se hallaría en calidad de “custodia” por parte del Ejercito de Liberación Nacional (ELN).

 

Fotografía de Zarlet junto a su madre Marcela. (izq) Cámara capta a Zarlet saliendo del edificio San Pablo de La Paz, el 4 de junio de 2012 (der). CORTESÍA MARCELA MARTÍNEZ
Fotografía de Zarlet junto a su madre Marcela. (izq) Cámara capta a Zarlet saliendo del edificio San Pablo de La Paz, el 4 de junio de 2012 (der). CORTESÍA MARCELA MARTÍNEZ
Un post y una foto abren el debate sobre el posible hallazgo de Zarlet

“Gracias, gracias, gracias”. Con esta publicación, hoy en su muro de Facebook, Marcela Martínez Sempértegui, la madre de Zarlet Clavijo, la adolescente que desapareció misteriosamente el 4 de junio de 2012 en la ciudad de La Paz, revolucionó las redes sociales y abrió el debate sobre su posible hallazgo.

Debajo de esta publicación, Martínez colgó una foto muy antigua de ella junto a Zarlet.

OPINIÓN intentó en varias oportunidades comunicarse con la progenitora, pero no tuvo éxito. Por su parte, el medio informativo IN Noticias citó al padre de la joven, Hevert Clavijo, quien habría negado que su hija haya aparecido, por lo que la búsqueda continuaría. Se trataría, de acuerdo con este portal, de una "confusión".

De esta manera, la publicación de Marcela generó diferentes reacciones. La mayoría de los internautas asumió que Zarlet habría reaparecido.

Zarlet tenia 17 años cuando fue alejada de su familia. Lo último que se supo sobre la adolescente fue que estaría en Colombia, retenida por miembros del Ejercito de Liberación Nacional (ELN), en calidad de “custodia”.

La desaparición de la joven es uno de los grandes misterios aún no resueltos en nuestro país. Han transcurrido 10 años y no hay una pista sólida sobre su paradero. Sus padres Hevert y Marcela no han perdido la fe y la esperanza de hallarla con bien.

Sus pertenencias se encuentran intactas en su habitación y se sumaron regalos de cumpleaños, de Navidad y de otras fechas especiales que esperan por ella.