Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:19

¿Dónde está Wilmer Alvin?, hoy se cumple un año de su desaparición

El 31 de enero de 2023, el joven salió a trabajar con su trufi y no regresó. Fue víctima de una trampa, en la que una “pildorita” lo durmió para facilitar el robo de su auto.
Ana Cristina en la habitación de su hermano Wilmer./ MARIELA COSSIÍO
Ana Cristina en la habitación de su hermano Wilmer./ MARIELA COSSIÍO
¿Dónde está Wilmer Alvin?, hoy se cumple un año de su desaparición

Hace un año que no se sabe nada de Wilmer Alvin Mamani Gabriel. Máximo y Martha, junto a sus otros cuatro hijos, recorren un tortuoso camino, sin resultados hasta hoy. A pesar de que algunos involucrados se encuentran detenidos de forma preventiva, la Policía no ha logrado dar con el paradero del joven debido a un supuesto “pacto de silencio”. El último intento de búsqueda por parte de las autoridades se llevó a cabo hace aproximadamente nueve meses, y aunque se encontraron restos óseos, las pericias descartaron que pertenecieran a la víctima.

Un día como hoy, el 31 de enero de 2023, Wilmer, de 30 años, salió de su casa a bordo de su trufi, que estaba afiliada a la línea 010, y no regresó nunca más. Se sabe que adquirió su boleto de trabajo y partió de la parada. Realizó su recorrido de sur a norte y luego salió del norte, pasando por la zona de La Cancha. Según las investigaciones, se encontró con una joven, contratada por unos hombres para que hiciera de “pildorita”, quien lo sedujo y lo durmió con algún somnífero para facilitar el robo de su vehículo.

Desde aquel día, la familia Mamani Gabriel vive una “pesadilla”. Martha ha pasado muchas tardes sentada en la puerta de su hogar, esperando el regreso de su hijo. Tanto ella como su esposo Máximo han enfermado a causa de la angustia que les genera la desaparición de Wilmer Alvin, y en numerosas ocasiones han salido a explorar los cerros con la esperanza de encontrarlo, dado que se sospecha que el joven fue asesinado y enterrado.

Las primeras pistas sobre el caso surgieron en marzo del año pasado cuando Ana Cristina, hermana de Wilmer Alvin, junto a otros familiares, encontró el vehículo de su hermano en el Trópico de Cochabamba. A pesar de los riesgos, decidieron viajar a esa región ya que no podían simplemente esperar. Cuando parecían estar a punto de rendirse, avistaron el trufi en un taller mecánico. Inmediatamente dieron aviso a la Policía y, tras realizar diversos trámites y gestiones, un agente acudió al lugar y confirmó que se trataba del trufi de Wilmer Alvin. El encargado del taller mencionó que lo había recibido como “prenda” por una deuda.

A raíz del hallazgo del vehículo, se desencadenaron una serie de eventos. La Policía comenzó a perseguir uno por uno a los sospechosos relacionados con la desaparición del conductor. En total, cinco personas fueron detenidas y actualmente se encuentran en prisión preventiva en cárceles de Cochabamba. Entre los imputados hay cuatro hombres y una mujer, de los cuales al menos tres tenían antecedentes policiales y trabajaban como conductores de transporte público.

Los procesados han mantenido un “pacto de silencio”. Si bien hay testimonios, ninguno de ellos admite haber cometido el crimen. Han declarado que dejaron a Wilmer en un cerro que conecta los municipios de Arbieto y Sacaba, pero, a pesar de los rastrillajes realizados, no se ha podido encontrar a la víctima.

A pesar de la situación, la familia no pierde la esperanza de encontrar con vida a Wilmer, y si eso no fuera posible, al menos desean despedirlo para que descanse en paz. El joven desapareció un día antes de su cumpleaños.