Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 22:03

Ucrania admite que podría retirar sus tropas de la estratégica ciudad del Donbass

El gobernador de la región de Lugansk, Serguei Gadai, aseguró que una retirada no equivaldría a abandonar definitivamente esta ciudad crucial para el control del conjunto de la cuenca minera del Donbass. 
Imagen de video muestra a rescatistas ucranianos en los restos de un edificio.
Imagen de video muestra a rescatistas ucranianos en los restos de un edificio.
Ucrania admite que podría retirar sus tropas de la estratégica ciudad del Donbass

"Rusia paga por esta guerra completamente insensata casi 300 vidas de sus soldados cada día. Pero habrá un día en que, incluso para Rusia, el número de pérdidas será inaceptable", dijo Zelenski, citando un balance no verificable de forma independiente.

El Ministerio de Defensa ruso, en tanto, anunció que las Fuerzas Armadas de Ucrania han sufrido pérdidas significativas en el Donbass.

"Los militares ucranianos sufren pérdidas significativas en efectivos, armas y equipos militares en Donbass", declaró el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general mayor Igor Konashenkov, citado por la agencia de noticias Sputnik.

"Las pérdidas de las tropas ucranianas ascendieron a más de 300 nacionalistas, seis tanques, 15 vehículos blindados de combate, 36 piezas de artillería de campaña y morteros, cuatro sistemas de lanzacohetes múltiples Grad y más de 20 unidades de vehículos militares solo en tres días de combates en Sviatogorsk, en la República Popular de Donetsk", afirmó el portavoz, mencionando el carácter independiente que Moscú le asigna a la provincia ucraniana prorrusa.

Con Rusia ocupando ya una quinta parte de su territorio, especialmente en el este y la costa sur, el mandatario ucraniano descartó una negociación de paz hasta que no obtengan una victoria "en el campo de batalla".

A pesar de algunas maniobras diplomáticas al comienzo de la guerra, los contactos parecen ahora rotos entre ambos bandos, que se acusan mutuamente de destruir sus recursos de cereales y acentuar los temores a una crisis alimentaria global.

"Los que pretenden preocuparse por la crisis alimentaria mundial atacan los campos y las infraestructuras agrícolas", denunció el martes el comando ucraniano para el frente sur, informando de bombardeos cerca de la ciudad de Mikolaiv.

Al mismo tiempo, el ministerio de Defensa de Moscú aseguró que las fuerzas ucranianas "incendiaron a propósito un importante almacén de cereales" en el puerto de Mariupol (sureste), tomado recientemente por Rusia tras un largo asedio.

"Más de 50.000 toneladas de cereales han sido destruidas", aseguró el general Mijail Mizintsev.

Rusia y Ucrania representan un 30% de las exportaciones mundiales de trigo. Además, Kiev acusa a Moscú de bloquear sus puertos en el mar Negro.

Ante la preocupación por una hambruna en países de África y Medio Oriente, el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, llegó el martes a Ankara, Turquía, y se reunirá este miércoes con su homólogo local, Mevlüt Cavusoglu.

En el encuentro deben abordar la creación de corredores marítimos seguros para la exportación de cereales después de que Turquía ofreciera escoltar los convoyes marítimos de los puertos ucranianos a pesar de la presencia de minas.

Ucrania recibió un nuevo respaldo del Banco Mundial, que aprobó una ayuda adicional de 1.500 millones de dólares para el país, elevando la contribución total a más de 4.000 millones desde el inicio de la guerra.

Además de causar miles de muertos y millones de desplazados, la invasión de Rusia ha devastado la economía del país, ha destrozado infraestructuras y ha agotado la capacidad del gobierno para pagar sus cuentas.