Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 00:09

Rusia amenaza con tribunal militar a Ucrania si no se rinde y le entrega Mariupol pese a pedido de diálogo de Zelenski

El ultimátum llega tras días de un asalto cada vez más brutal a la ciudad ucraniana. Ayer atacaron una escuela donde había 400 refugiados.

Un edificio de Mariupol devastado por las fuerzas militares rusas. EFE
Un edificio de Mariupol devastado por las fuerzas militares rusas. EFE
Rusia amenaza con tribunal militar a Ucrania si no se rinde y le entrega Mariupol pese a pedido de diálogo de Zelenski

Rusia dio un ultimátum a Ucrania. Le amenazó con un tribunal militar si ese país no se rinde y le entrega la ciudad Mariupol.

Ese sector ucraniano está a poco de convertirse en una más de las ciudades borradas casi hasta los cimientos, como el caso de Gernika, Coventry, Alepo, Grozni.

Ayer, después de semanas de un estrechísimo y virulento cerco a la ciudad portuaria, de intensos bombardeos y de un asedio feroz, Rusia dio un ultimátum a las fuerzas ucranias: que entreguen lo que queda de Mariupol, se rindan y abandonen la localidad en "unas horas".

Esta amenaza surgió solo un día después de que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, solicitó a Rusia mantener conversaciones de paz “para reducir el daño de sus propios errores” y “restaurar la integridad territorial y la justicia”.

El Ministerio de Defensa ruso remarcó que en Mariupol se está produciendo una “catástrofe humana” y culpó de ello a las “fuerzas nacionalistas”.

Moscú acusó a Kiev de utilizar “nazis”, “mercenarios extranjeros” y “bandidos” para mantener como rehenes a centenares de civiles en la ciudad.

“Bajen las armas. Todos los que lo hagan tienen garantizado un paso seguro fuera de Mariupol”, exigió el director del Centro Nacional Ruso para la Gestión de la Defensa, Mijail Mizintsev.

“Las autoridades de Mariupol ahora tienen la oportunidad de tomar una decisión y pasarse al lado del pueblo, de lo contrario, el tribunal militar que les espera es solo un poco de lo que merecen por sus terribles crímenes, que la parte rusa está documentando cuidadosamente”, añadió.

El ultimátum ruso llegó en medio de un asalto cada vez más brutal. El domingo atacaron una escuela en la que había 400 refugiados y cuando el Kremlin utilizó por primera vez sus nuevos misiles hipersónicos.

Lo ha hecho contra áreas civiles en el oeste de Ucrania, no demasiado lejos del territorio de la OTAN. Mientras, los combates en Mariupol son durísimos.

Las tropas de Vladímir Putin, que invadieron Ucrania el 24 de febrero, ya controlan tres barrios y están luchando en el centro de la localidad Mariupol, una zona en llamas y con edificios arrasados hasta los cimientos. Además, controlan el puerto.

Mientras, la ciudadanía de la que fue una vez una próspera urbe industrial, trata de salir como puede de la ratonera de Mariupol a través de los corredores humanitarios, bajo el fuego de artillería y dejando toda su vida atrás; en muchas ocasiones también dejando a familiares y seres queridos de los que, tras 25 días de guerra, ya nada saben. Mariupol se ha convertido también en la ciudad de los desaparecidos.