Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:10

Muere Eduardo Galeano, la voz de los sin voz

Muere Eduardo Galeano, la voz de los sin voz


El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, que dedicó su obra a dar voz a los que no la tienen en América Latina, murió ayer a los 74 años en un hospital de Montevideo después de una larga lucha contra el cáncer.

Fuentes familiares precisaron a Efe que Galeano fue ingresado en un centro hospitalario de la capital uruguaya debido al agravamiento de su estado de salud en los últimos días tras una de las muchas recaídas que había sufrido últimamente después de haber pasado épocas buenas una vez que fue intervenido en 2007 de un cáncer de pulmón.

Nacido en la capital uruguaya el 3 de septiembre de 1940, Galeano, un amante del fútbol que plasmó en "El fútbol a sol y sombra" (1995), debutó en el periodismo con tan solo 14 años, dibujando caricaturas políticas.



OBRA Desde la publicación de "Las venas abiertas de América Latina" en 1971, las obras de Galeano se convirtieron en clásicos de la literatura política del continente siempre en defensa de los oprimidos y marginados.

Con un estilo de difícil clasificación, entre la crónica periodística y la erudición histórica, Galeano (Montevideo, 1940) trazó artesanalmente con, en algunos casos, brevísimos trazos, el perfil de un continente con sus alegrías y tragedias durante más de cinco siglos.

Los tres tomos de "Memoria del fuego", un recorrido por la historia latinoamericana a través de grandes y pequeñas anécdotas, son la obra magna de un autor que prefería mirar por el ojo de la cerradura para desentrañar los misterios históricos.

Muy joven, cuando Uruguay era conocido como la "Suiza de América" (un presidente de ese país, Luis Batlle, bromeaba diciendo que Suiza era el Uruguay de Europa), Eduardo Hughes Galeano comenzó su carrera como caricaturista (firmaba "Gius") y periodista en la mítica revista "Marcha" de Carlos Quijano.

Referente del periodismo progresista latinoamericano durante años, "Marcha" fue una de las víctimas de la dictadura uruguaya que se instaló en ese país en 1973.

Perseguido por la dictadura, Galeano se exilió en Buenos Aires, donde fundó y dirigió la revista "Crisis" y de donde tuvo que marcharse cuando los militares se hicieron con el poder en 1976.



CONTRA-HISTORIA "Las venas abiertas de América Latina" era descrita por él como "una contra-historia económica y política con fines de divulgación de datos desconocidos", y con esta obra obtuvo el Premio Casa de las Américas de Cuba y, dos décadas más tarde (1999), el Premio a la Libertad Cultural de la Fundación Lannan de EEUU, dedicada a promocionar la literatura contemporánea y las artes visuales.

Un libro que está ligado a una anécdota: en 2009 el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, le regaló un ejemplar a su homólogo estadounidense, Barack Obama, durante la cumbre de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas).

Curiosamente, y a pesar de que la historia latinoamericana está repleta de acontecimientos aciagos, Galeano los recreó con amor y con una llamada a la esperanza de lograr un mundo mejor lejos del pesimismo.

Aunque nunca ostentó ningún cargo público, sus obras tienen un marcado carácter político.

Galeano también publicó "Vagamundo" (1973); "La canción de nosotros" (1975); "Días y noches de amor y guerra" (1976); y "Los nacimientos" (1982), primer volumen de su trilogía "Memorias del fuego", formada por "Las caras y las máscaras" (1984) y "El siglo del viento" (1986).