Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 13:26

Darío y el premio a la voluntad: 'De chico soñé con esta oportunidad (...); iremos a luchar allá'

Torrico, con 23 años, fue la figura de Aurora tras marcar el 1-1 al filo del final ante Botafogo. El cochabambino hizo todas las inferiores en el "Celeste".
El cochabambino Darío Torrico (atrás). luego de marcar el 1-1 ante Botafogo, en el Capriles. APG
El cochabambino Darío Torrico (atrás). luego de marcar el 1-1 ante Botafogo, en el Capriles. APG
Darío y el premio a la voluntad: 'De chico soñé con esta oportunidad (...); iremos a luchar allá'

Darío Torrico, con 23 años, se puso anoche la capa de héroe. El jugador cochabambino apareció en el tiempo adicional del partido de Aurora y Botafogo, en el Félix Capriles, y marcó el merecido 1-1, ese que les supuso un respiro profundo a los hinchas del "Celeste".

El mediocampista cochabambino apeló a su zurda para convertir el tanto agónico en el minuto 95 del compromiso, por la ida de la fase 2 de la Libertadores.

Su mágica actuación al filo del encuentro significó euforia, emoción, abrazos e ilusión en los hinchas del "Equipo del Pueblo", que miraron atentos la jugada salvadora.

Tras dejar todo en la cancha, al igual que sus compañeros, Darío se desahogó. Entre sonrisas, el futbolista, que realizó las inferiores desde que tenía apenas 11 años, confesó que siempre creyó en Aurora y en su capacidad de volver a competir en un campeonato internacional.

"Siempre, desde que debuté, dije: podemos... Aurora puede volver a un torneo internacional".

Agradeció a Dios, al plantel, a sus seres queridos por acompañarlo en su sueño y a la hinchada.

"Gracias a Dios, al grupo, a mi familia, a toda esa gente que nos viene a apoyar. Pude aportar con un gol. Lo buscamos, tuvimos dos ocasiones para poder concretar. Se hizo un gran partido, se jugo muy bien. Lo sometimos al equipo".

Sabe que conseguir la clasificación en Río de Janeiro no será una tarea fácil, pero cree en el potencial de Aurora.

"Hay que ir allá a pelear. Sabemos que va a ser difícil, pero no imposible".

Lo cierto es que Darío no sale de su idilio. Se confesó "muy feliz", sobre todo porque es de la casa, porque se formó en el club y es consciente de que todo les ha costado mucho.

"Es un sueño hecho realidad para mí. Desde muy chico soñé con esta oportunidad".

Más allá de la emoción propia que le ha generado el 1-1, el mediocampista se quejó por el tiempo perdido en el gramado y también por la actuación del arbitraje. 

"Mucho tiempo se perdió. Se tiró también el equipo rival. Esto no es fútbol, asi no puede pasar.

La consigna a partir de ahora es pensar el el partido del domingo, ante Wilstermann, y luego dirigir el foco hacia la vuelta ante Botafogo. "Tenemos que preparar el partido, ir allá y luchar, como en Perú, que dimos una batalla con 9. Allá iremos a luchar, a buscar la clasificación". 

Para más información, visita nuestros canales oficiales:


 Facebook |  X |  Instagram |  YouTube

 Visítanos en nuestro Canal de WhatsApp