Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 05 de octubre de 2022
  • Actualizado 15:20

Ómicron causó un "fuerte impacto" y falta de asistencia en los hospitales de Brasil

Coronavirus en Brasil. EFE
Coronavirus en Brasil. EFE
Ómicron causó un "fuerte impacto" y falta de asistencia en los hospitales de Brasil
La variante ómicron del coronavirus causó en enero un "fuerte impacto" en el sistema público de salud brasileño, con pacientes en estado grave que no tuvieron acceso a una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), según un informe divulgado este martes.

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), una de las instituciones médicas más reputadas de Latinoamérica, vinculada al Ministerio de Salud de Brasil, reveló que el mes pasado "hubo un expresivo volumen de óbitos" fueras de las UCI por "falta de asistencia".

"La mayor parte de las camas de UCI estuvieron ocupadas durante enero y, en muchos casos, hubo un excedente de muertes ocurridas fuera de las UCI, es decir, en salas comunes de hospitalización", explicó el investigador de la Fiocruz Diego Xavier en el documento.

Ello significa que "una parte de la población no ha tenido acceso" a una cama de cuidados intensivos, remarcó.

Fiocruz indicó que esa situación se dio "en casi todos los estados" brasileños y, "en algunos de ellos, de forma más acentuada", como Acre, Amazonas, Pará, Distrito Federal de Brasilia, Pernambuco, Río de Janeiro y Sao Paulo.

"En enero, casi todas las unidades de la Federación tuvieron picos de hospitalizaciones similares a los provocados por las primeras variantes del nuevo coronavirus, en 2020, seguido del pico provocado por las variantes Delta y Gamma, durante 2021", puntualizó.

Según datos oficiales, la inmensa mayoría de los pacientes con cuadros graves durante esta "ola ómicron" no estaban vacunados o tenían apenas una dosis.

Los investigadores advirtieron que los cálculos son preliminares debido al "apagón" de datos de la pandemia que hubo en diciembre, como consecuencia de un ataque informático a los sistemas del Ministerio de Salud, que sólo se resolvió a mediados de enero.

Brasil, uno de los países más castigados por la covid-19, con más de 638.000 decesos y 27,5 millones de infectados, vive en estas primeras semanas del año una explosión de contagios que ha roto todos los registros históricos, con varios récords diarios.

El pasado 3 de febrero alcanzó un nuevo máximo de positivos, con 298.408 casos en 24 horas.

La media de fallecidos también ha subido aunque en una proporción mucho menor y siempre lejos de los 4.249 óbitos del 8 de abril de 2021, hasta ahora el número diario más alto durante la pandemia.

La Fiocruz subrayó que "la vacunación fue la responsable" de que la letalidad no sea hoy "tan alta como en periodos anteriores".

"Actualmente, la letalidad está en torno al 0,4 %, mientras que en el periodo más crítico de las otras variantes se llegó al 4 %", comparó la Fiocruz.

Hasta la fecha, casi el 73 % de los 213 millones de brasileños tiene ya el ciclo de vacunación completo.