Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 22 de junio de 2024
  • Actualizado 00:00

Alertan que falla geológica aún avanza lentamente en Takoloma

El peso de una veintena de casas cuyos dueños se resisten a demolerlas está acelerando la apertura de la tierra. De momento realiza solo trabajos preventivos.
Un niño ingresa a una vivienda anegada en Takoloma./ DICO SOLÍS
Un niño ingresa a una vivienda anegada en Takoloma./ DICO SOLÍS
Alertan que falla geológica aún avanza lentamente en Takoloma

Alertaron que la falla geológica en Takoloma, al sur de la ciudad de Cochabamba, continúa avanzando lentamente. Su profundidad, esta semana, fácilmente supera los tres metros.

La tierra está fracturada en ese barrio y hay 20 familias que se resisten a irse de sus casas que están en riesgo de desmoronarse. 

Allá, la gente ya se dio formas para (sobre)vivir con la falla geológica: Atraviesan la profunda zanja -que bordea algunas casas- a través de improvisados puentes (tablas de madera); un mal paso implicaría caer al fondo.

Los perros y transeúntes ya están acostumbrados a circular sorteando las grietas.

Sin embargo, aunque intenten seguir con su vida, la situación tiende a empeorar. OPINIÓN realizó un recorrido por la zona y, a simple vista, la zanjas están cada vez más profundas. Geológicamente hablando, en el mundo, hay fallas que pueden tener hasta 200 kilómetros de profundidad.

Esta situación fue confirmada por el jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Municipalidad de Cochabamba, Dennis Rosales, autoridad que, luego de las últimas lluvias caídas en la ciudad, confirmó que "la falla geológica en Takoloma sigue avanzando lentamente".

Esta situación tiende a acentuarse por el peso de una veintena de viviendas cuyos propietarios se resisten a su demolición. 

"(...) Queremos liberar el peso porque está acelerando la falla geológica", alertó Rosales.

Insistió en que la intención de la Municipalidad es demoler estas viviendas con daño estructural irreversible.

Sin embargo, para proceder requieren una autorización notariada. Esto debe ser coordinado con los propietarios y la Subalcaldía de la Comuna Alejo Calatayud.

Recordó que, luego de una verificación, se constató que 35 casas de Takoloma tienen que ser derribadas, pero, hasta ahora, solo hicieron caer 15, ni la mitad.

Los dueños de las otras 20 infraestructuras viven a riesgo de morir y más en esta temporada de lluvias.

ACCIONES

Mientras la gente se resista a irse, los funcionarios de la Alcaldía solo pueden hacer trabajos preventivos.

Rosales explicó que una de las tareas en el lugar es la canalización de la escorrentía superficial (agua que chorrea de la lluvia) para evitar que ingrese a la falla geológica y acelere aún más su hundimiento.

Además, el personal municipal está habilitado vías para que a la gente del lugar no le falte el agua.