Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:07

AÑO DE LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y DE LA CAÍDA DE LULA

Inicia era Bolsonaro en medio del viraje regional a la derecha

El Presidente electo de Brasil desata furor por las armas y despierta temor.
Inicia era Bolsonaro en medio del viraje regional a la derecha



Jair Bolsonaro ha desatado, desde su triunfo electoral en octubre, furor por las armas y temor entre los migrantes, tras el anuncio de su retiro del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de Naciones Unidas.

El Gobierno ultraderechista, que asume funciones el 1 de enero de 2019, adelanta una tendencia neoliberal en lo económico, una moral conservadora y amplia presencia militar. Bolsonaro llegó al poder después de ser herido en la campaña, con un historial de declaraciones machistas, homofóbicas y racistas.

Una de sus ventajas fue que, hasta el último momento, el Partido de los Trabajadores (PT) mantuvo al encarcelado expresidente Inácio Lula Da Silva como candidato presidencial.

Ahora, el gran reto de Bolsonaro es recuperar la economía tras dos años de recesión y otros dos de tímido crecimiento.

Otra prioridad es el combate a la corrupción, pero la lacra que causó la caída del PT ya empezó a rondar a la familia Bolsonaro. Otro de los ejes el nuevo Gobierno de Brasil es la lucha contra la criminalidad, con ciudades que registran hasta 102.56 homicidios por cada 100.000 habitantes,frente a un promedio de 22 por 100.000 habitantes en 2017. El Gobierno de Michael Temer tuvo que desplegar a las Fuerzas Armadas para el control de la Criminalidad, pero el problema se mantiene latente.

La venta de armas se disparó en Brasil, tras el anuncio de Bolsonaro de romper con la actitud restrictiva de Brasil sobre las armas y facilitar que “la gente buena” las posea.

GIRO EN AMÉRICA LATINA En el ámbito internacional, Bolsonaro intenta liderar "una lucha amplia por la libertad, la democracia y el libre comercio", y aseguró que "todos" en América Latina conocen "las consecuencias de la izquierda".

El bloque de gobiernos de la derecha está integrado por Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Colombia.

La excepción se dio en México, con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, que eligió un Gobierno de izquierda, un progresista que genera cierto tipo de esperanza.

En noviembre, Bolsonaro observó el programa Más Médicos anunciando que deberían someterse a una recalificación profesional. Los definió como “esclavos” que generan un ingreso anual para La Habana de 850 millones de dólares y el Gobierno cubano retiró a los 11.000 profesionales que prestaban servicios en áreas alejadas de Brasil. Bolsonaro prometió asilo a los que desearan quedarse, así como el pago del 100 por ciento de su salario, pues con el programa Más Médicos percibían solo el 10 por ciento de lo que pagaba Brasil a La Habana.



CUBA Cuba culmina 2018 gobernada por primera vez en casi 60 años por un presidente que no se apellida Castro e inmersa en la reforma de su Constitución, un proceso con el que busca atar la tímida apertura económica de los últimos años, insuficiente aún para reflotar una economía en apuros permanentes.

El 19 de abril, el general Raúl Castro, en el poder desde que su hermano Fidel enfermó en 2006, cedió el mando a Miguel Díaz-Canel.

PERÚ El 23 de marzo de 2018, Martín Vizcarra asume la presidencia del Perú, como resultado de una crisis política que llevó a la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski. La gota que rebasó el vaso fue la difusión de videos y audios en los que congresistas negocian con Fuerza Popular votos contra el pedido de vacancia. El indulto al expresidente Alberto Fujimori (anulado en octubre) y los nexos con Odebrecht cobraron factura a Kuczynski.

Keiko Fujimori también es procesada por recibir sobornos de la constructora brasileña, igual que los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

47 por ciento De inflación anual en Argentina 



Los argentinos vivieron en 2018 las peores alzas de precios de los últimos años, con una inflación anual que supera el 47 por ciento .

De un dólar cotizado en promedio a 18.76 pesos a inicios de 2018, en agosto se disparó hasta 41 pesos. La crisis económica de ese país obligó al Gobierno de Mauricio Macri a negociar préstamos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por más de 57.000 millones de dólares. El 2018, el PIB bajó en 2.6 por ciento . de su PIB,

Conflictos sociales azotan a Venezuela y Nicaragua 

Pedido de renuncia

En abril, una fallida reforma de pensiones derivó en pedidos de renuncia del presidente de Nicaragua Daniel Ortega y de la vicepresidenta Rosario Murillo.

La crisis ha dejado entre 325 y 545 muertos, 674 "presos políticos", cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organizaciones humanitarias. El Gobierno acepta 199 víctimas y 273 reos, que denomina "golpistas", "terroristas" y "delincuentes comunes". Las movilizaciones sociales ocasionaron pérdidas de 1.300 millones de dólares.

DESNUTRICIÓN INFANTIL

En Venezuela, la desnutrición infantil es del 12 por ciento . Es una de las consecuencias de la crisis económica del país que registró este año una inflación de 1.300.000 por ciento . Las protestas por escasez de medicamentos, de energía y otros no pudieron ser frenadas ni con e nuevo Bolivar Soberano ni con la eliminación de la subvención a carburantes.

Numerosos países no reconocen las elecciones del 20 de mayo, en las que no participó el grueso de la oposición. Maduro fue reelegido con el 75 por ciento de ausentismo y anunció gobernar hasta 2025.