Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 21:11

Tribunal de Derechos Humanos de Europa declara ilegal persecusión religiosa y Rusia desconoce jurisdicción

BBC
BBC
Tribunal de Derechos Humanos de Europa declara ilegal persecusión religiosa y Rusia desconoce jurisdicción

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) declaró ilegal la persecución a los Testigos de Jehová en Rusia y dispuso que el gobierno de la Federación Rusa libere a todos los miembros de la agrupación detenidos; determinó que devuelva todas las propiedades confiscadas a la organización religiosa o efectúe un pago de compensación de casi 64 millones de dólares por concepto de daños materiales, en un histórico fallo dado a conocer en su sede de Estrasburgo, Francia.

El mismo día, el gobierno del presidente Vladimir Putin, aprobó una ley que desconoce la jurisdicción del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a fin de evitar futuros cargos derivados de sus acciones bélicas.

El fallo del Tribunal de Estrasburgo, divulgado el pasado día 7 en un documento oficial de 196 páginas, no solamente aborda la veintena de casos denunciados entre 2010 y 2019 por unos 1400 demandantes, sino que establece que Rusia “debe tomar todas las medidas necesarias para asegurar la terminación de todos los procedimientos penales pendientes contra los Testigos de Jehová” y la liberación de todos los testigos que han sido privados de su libertad.

El Tribunal Supremo de Rusia, a petición del Ministerio de Justicia, declaró a los Testigos de Jehová como “organización extremista” y criminalizó toda su actividad en un ratificado fallo de julio de 2017. Desde entonces, más de 600 testigos de Jehová, entre 20 y 91 años, fueron acusados penalmente ante los tribunales rusos bajo cargos de participar en actividades de una organización extremista, según cifras del portal www.jw.org.

La Corte de Estrasburgo, reconocida por sus fallos cuidadosos, “encuentra que la definición de extremismo ha sido demasiado amplia en la ley rusa y ha sido incorrectamente aplicada para procesar a los creyentes y ministros religiosos solamente sobre la base de sus creencias”. Destaca también que los tribunales rusos “no identificaron ninguna palabra, acto o acción de los solicitantes que estuviera motivado o viciado por la violencia, el odio o la discriminación contra otros”. La sentencia vindica a todos los testigos de Jehová dentro y fuera de Rusia, estableciendo legalmente que son ciudadanos respetuosos de la ley

El análisis del TEDH sobre los procedimientos en los juicios revela “indicios de una política de intolerancia por parte de las autoridades rusas hacia las prácticas religiosas de los testigos de Jehová”. Menciona también que las autoridades rusas permitieron “fallas procesales” graves y citó como ejemplo el hecho de que la Corte Suprema Rusa hubiese basado su sentencia en informes de expertos sesgados seleccionados por la misma Policía y los fiscales “en lugar de revisar las publicaciones de manera imparcial”. Hace notar que la ley sobre el extremismo fue redactada “estratégicamente de manera tan amplia y vaga” que dio lugar a que las autoridades actuaran arbitrariamente contra los testigos de Jehová en toda la Federación Rusa, integrada por 85 sujetos federales de los que 22 son repúblicas.

Además de la confiscación de bienes inmuebles tanto de la organización religiosa como las viviendas de testigos de Jehová, las autoridades rusas vetaron la página oficial de los Testigos de Jehová, así como confiscaron y prohibieron la distribución de las publicaciones y material educativo, incluidas las Sagradas Escrituras tildadas todas como “extremistas”.

Reacción de Rusia

Coincidentemente, el mismo sábado 7, el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, promulgó la ley, tras su aprobación en el parlamento ruso, que permite desconocer la jurisdicción del TEDH y negar validez a cualquier disposición del Tribunal de Estrasburgo, según informó la agencia TASS.

Más que neutralizar las sentencias del TEDH a favor de los Testigos de Jehová, los comentaristas internacionales atribuyen esta acción de la Federación Rusa a la de prevenir otras sanciones derivadas de la cruenta guerra contra Ucrania.

En el caso del fallo a favor de miles de testigos de Jehová perseguidos en su país, los hechos denunciados son muy anteriores a la decisión rusa de retirarse a la par de su expulsión del Consejo de Europa. Y es de obligado cumplimiento hasta el próximo 16 de septiembre, cuando se cumplen los seis meses establecidos para dejar de ser “Alta Parte Contratante” de la Convención Europea de Derechos Humanos.

El presidente de la Cámara Baja del Parlamento ruso, Viacheslav Volodin, justificó el proyecto de ley al señalar que algunas de las decisiones de la Corte de Estrasburgo “entran en contradicción directa con la Constitución rusa, con nuestros valores y tradiciones”, que no es el caso del fallo del TEDH. Su sentencia está vinculada a la nueva directriz del Tribunal Supremo de Rusia que, el 28 de octubre del pasado año, señaló que la adoración religiosa, individual o colectiva, no debe considerarse como una participación en las actividades religiosas de organizaciones proscritas o prohibidas. La Constitución Política de la Federación Rusa consagra las libertades fundamentales de expresión, de pensamiento y de asociación religiosa. Y eso mismo, obliga a las autoridades rusas a respetar el contenido del fallo de la Corte de Estrasburgo, cuya sentencia se aplica a todos los testigos de Jehová.

La ruptura de Rusia y su desconocimiento a la jurisdicción del TEDH deja en la orfandad a otros miles de ciudadanos rusos que ven en esa entidad del Consejo de Europa como un apoyo a su reclamo para asegurar el respeto gubernamental a la vigencia de los derechos humanos en su país.

El informe de la Corte de Estrasburgo de 2021 señala que Rusia ocupó el primer lugar en el número de condenas por violar los derechos humanos con 219 casos.