Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 22:05

Roly, el alteño que elabora prótesis para niños sin manos y sillas para animales, ya es ingeniero

Se recibió como ingeniero electrónico en la Universidad Pública de El Alto. Es muy conocido por su solidaridad, pues siempre que alguien necesita de su ayuda, él acude de inmediato para "cambiarle la vida" con sus fabricaciones, sin costo alguno.
Roly Ronald Mamani, junto a su madre (i). Del otro lado, con un niño al que le fabricó una prótesis.
Roly Ronald Mamani, junto a su madre (i). Del otro lado, con un niño al que le fabricó una prótesis.
Roly, el alteño que elabora prótesis para niños sin manos y sillas para animales, ya es ingeniero

Si tres cualidades muy marcadas hay en el alteño Roly Ronald Mamani, sin dudas son la solidaridad, sensibilidad y creatividad. Conocido por inventar y fabricar prótesis en 3D para reemplazar miembros superiores e inferiores en personas y animales, el muchacho ahora ha pensado en él. Ya era hora. En las recientes horas, Roly consiguió graduarse como ingeniero electrónico. Consiguió el título tras años de estudio en la Universidad Pública de El Alto (UPEA), donde todos valoran su capacidad y empatía.

Unas cuantas fotografías compartidas en el Facebook fueron suficientes para que el ahora ingeniero fuera el centro de felicitaciones de amigos y personas que no lo conocen, pero admiran su vocación.

"La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo", acompañó Roly, junto con dos imágenes en las que aparece en su acto de colación de grado al lado de sus compañeros y también con sus padres.

El alteño, uno de los fundadores de Robotics Creators Bolivia de la mano de su hermano Juan Carlos, decidió incursionar por el mundo de la robótica y electrónica no solo por pasión hacia las invenciones, sino porque consideró que era una puerta para cambiar y mejorar la calidad de vida de los que lo necesitan más.

En noviembre, Roly dio a conocer el caso de un gato con discapacidad llamado Scooter. Su imposibilidad de mover las patas traseras lo llevó a fabricar una sillita especialmente creada para el tamaño del felino. "Cada situación es nueva y tenemos que volver a aprender desde cero. Nos tocó trabajar con el gatito Scooter, que ya tenía una silllita. Le servía, en principio, y hemos podido diseñar otra nueva y hemos aprendido mucho de su evolución. Su dueña, Ross, nos comentó que le costaba adaptarse a esa silla porque corría mucho. Con un diseño 3D y unas ruedas más grandes todo terreno, hemos logrado darle un transporte más óptimo", relataba el ingeniero, en nota con OPINIÓN.

En 2019, Roly mostró uno de sus primeros gestos solidarios luego de regalarle prótesis a un niño de 12 años que había perdido ambas manos tras manipular un artefacto explosivo. Roly tomó conocimiento de la urgencia de la familia del menor y, de inmediato, acudió con la ayuda.

"Quiero un mundo mejor para todos". Esa es la frase que aparece en su perfil de Facebook. Tal parece que Roly la aplica, a pie juntillas, en la práctica diaria.