Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:42

Vacuna contra COVID y su relación con la alteración de ciclo menstrual

Una investigación determina que varias mujeres tuvieron un leve cambio en su periodo menstrual luego de recibir la vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, no es una alteración grave. 

  Vacuna contra COVID y su relación con la alteración de ciclo menstrual. UNIDIVERSIDAD-DIARIO
Vacuna contra COVID y su relación con la alteración de ciclo menstrual. UNIDIVERSIDAD-DIARIO
Vacuna contra COVID y su relación con la alteración de ciclo menstrual

Tras recibir una dosis de la vacuna contra la COVID-19, hubo mujeres que experimentaron un aumento en la duración del ciclo menstrual de aproximadamente un día más de lo habitual, según un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Sin embargo, el cambio no es significativo desde el punto de vista clínico.

Los investigadores señalan que el aumento promedio de la duración del ciclo menstrual "parece estar impulsado en gran medida" por las mujeres que recibieron dos dosis de una vacuna ARNm, es decir las de Pfizer o Mo-derna, dentro de un mismo ciclo menstrual.

En este grupo, la duración del ciclo aumentó una media de unos dos días. Sin embargo, el cambio fue temporal y se resolvió en un par de meses, detalla el estudio. De la misma forma, no se dispone de datos suficientes para decir cuánto duró el cambio en las demás participantes de la investigación.

“Esto es muy tranquilizador”, afirmó la médica Alison Edelman, de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, quien dirigió la investigación. 

Asimismo, añadió que es importante informar a las mujeres de lo que pueden esperar luego de inmunizarse para que estén atentas.

En términos generales, cerca del 10% de las vacunadas tuvo un cambio clínicamente significativo en su ciclo, de más de ocho días, pero la tasa fue casi la misma entre las mujeres no vacunadas. Además, después de la alteración, volvieron a los rangos normales, según informaron los investigadores en la revista especializada Obstetrics & Gynecology.

Los investigadores analizaron los datos de unas 4.000 personas que utilizaron la aplicación Natural Cycles para hacer un seguimiento de su menstruación, incluidas unas 2.400 que se vacunaron en el trans-curso del estudio y unas 1.600 que no.

Edelman explicó que el estudio incluyó a mujeres con una duración de ciclo “lo más normal de lo normal”, con un promedio de entre 24 y 38 días.

Los investigadores hicieron un seguimiento de las vacunadas durante tres ciclos antes de recibir las dosis y los tres ciclos inmediatos después, incluyendo los meses en que recibieron una vacuna, y las compararon con las mujeres no vacunadas. La aplicación pedía a las participantes que introdujeran la información sobre la vacuna.

Un subgrupo de 358 mujeres que recibieron las dos dosis de la vacuna en el mismo ciclo menstrual experimentaron un cambio ligeramente mayor en la duración de su siguiente ciclo: dos días en promedio.

Una teoría, según Edelman, es que cuando el sistema inmunitario se acelera en ciertos momentos del ciclo, “nuestro reloj biológico, o lo que controla el ciclo menstrual, puede tener una perturbación”.

La regulación del periodo puede verse   afectada por la vida cotidiana, el entorno y los factores de salud relacionados con la ansiedad. Pese a esto, los investigadores descartaron el estrés fruto de la pandemia como causa del cambio en la duración de la menstruación.

Sin embargo, señalaron que las vacunas de ARNm crean una respuesta inmunitaria robusta similar que podría afectar temporalmente la estabilidad del ciclo menstrual. En cambio, una enfermedad grave, como el coronavirus COVID-19, podría ser "catas-trófica" para esta regulación, a veces de forma permanente.

MÁS INVESTIGACIONES 

En agosto, los NIH invirtieron cerca de 1.7 millones de dólares para apoyar a cinco equipos de investigación que estudiaran los posibles efectos de las vacunas en la mens-truación. Este es el primero de esos estudios que se publica.

"El estudio, por un lado, valida lo que algunas mujeres estaban diciendo en las redes sociales", explica la médica Diana Bianchi, directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH. 

La especialista, quien no participó directamente en la investigación pero conoce a profundidad el tema, indica que este tipo de alteraciones son habituales y no deben ser motivo para huir de la inmunización. "A    nivel de salud de la población, este cambio ligero realmente no tiene importancia clínica. No debería afectar a la fertilidad y los beneficios de estar vacunado y no contraer COVID —incluso una versión leve de la  variante Ómicron— son mucho mayores. Realmente no hay que dudar en vacunarse", asegura.

Los ciclos menstruales se cuentan desde el primer día de un periodo hasta el primer día del siguiente. Las variaciones leves de un mes a otro son normales, y el estrés, la dieta e incluso el ejercicio pueden provocar cambios temporales.

Este estudio no aborda específicamente la fertilidad ni otros posibles cambios en los ciclos menstruales, como síntomas o sangrados imprevistos. Los investigadores analizaron solo los datos de las mujeres que suelen tener ciclos menstruales regulares, pero señalaron que muchas no entran en esta categoría, por lo tanto hay que seguir esperando los nuevo resultados de las investigaciones que continúan en marcha.