Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

Sacerdotes rebeldes desafían al Vaticano y bendicen a homosexuales

Un grupo de religiosos austríacos asegura que sí aceptará uniones entre personas del mismo sexo, bajo el lema de que no rechazarán a ninguna "pareja unida por el amor que pida celebrar la bendición de Dios".

El líder de la Iniciativa de Párrocos, Helmut Schüller. CLEMENS FABRY
El líder de la Iniciativa de Párrocos, Helmut Schüller. CLEMENS FABRY
Sacerdotes rebeldes desafían al Vaticano y bendicen a homosexuales

Una banda disidente de sacerdotes católicos romanos que lidera una campaña de desobediencia contra el Vaticano anunció que seguirían bendiciendo a parejas del mismo sexo en desafío a las órdenes de la Iglesia.

El Vaticano aclaró que para la doctrina de la iglesia católica la homosexualidad es "un pecado" y que los sacerdotes no pueden bendecir esas uniones, en un texto divulgado por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La institución encargada de preservar el dogma católico, abordó el tema a través de una pregunta que muchos católicos se hacen: "¿La Iglesia dispone del poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo?"

La respuesta de la institución fue tajante y clara: "Se responde negativamente".

Pero, en algunos países, parroquias y ministerios han comenzado a bendecir las uniones entre personas del mismo sexo en lugar del matrimonio y ha habido llamados para que los obispos institucionalicen ese acto religioso. Los conservadores de la Iglesia Católica Romana —que tiene alrededor de 1.300 millones de miembros— han expresado su alarma por tales prácticas.

“Los miembros de la Iniciativa de Párrocos estamos profundamente consternados por el nuevo decreto romano que busca prohibir la bendición de parejas del mismo sexo que se aman. Esta es una decepción en tiempos que esperábamos podríamos superar el tema con el Papa Francisco”, dijo el grupo con sede en Austria en un comunicado.

La Iniciativa de Párrocos dirigida por el padre Helmut Schüller ha sido durante mucho tiempo una espina que molesta al Vaticano. El grupo quiere que se cambien las reglas de la Iglesia para que los sacerdotes puedan casarse y las mujeres puedan convertirse, al igual que los varones, en sacerdotes. El grupo ha dicho que romperá las reglas de la Iglesia y le dará la comunión a protestantes y católicos divorciados que se vuelvan a casar.

Fundada en 2006 por nueve sacerdotes, la Iniciativa ahora tiene alrededor de 350 miembros de las filas de la Iglesia oficial y más de 3.000 seguidores laicos.

Mientras tanto, un documento firmado por el cardenal Luis Ladaria, prefecto de la congregación, conocida en el pasado como el Santo Oficio de la Inquisición, detalló que "no es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo".

Pero el documento recuerda que la Iglesia "no bendice ni puede bendecir el pecado". 

El texto fue aprobado por el papa Francisco, cuya posición sobre la homosexualidad resulta menos tajante e, incluso, a veces parece más abierta a los cambios.

Hace cinco meses, Francisco aseguró en una entrevista que "las personas homosexuales tienen derecho a estar dentro de una familia" y que deberían tener derecho a estar cubiertos legalmente, lo que desató controversia.

La frase del Papa provocó la ira de los sectores más conservadores, entre ellos varios obispos y cardenales, y a su vez elogios por parte de las asociaciones de defensa de los homosexuales, que consideraron histórica su apertura.