Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:37

¡Quiero empezar a hacer terapia!

M.Sc. Carmen Barrón, Psicóloga Clínica, Psicoterapeuta.
M.Sc. Carmen Barrón, Psicóloga Clínica, Psicoterapeuta.
¡Quiero empezar a hacer terapia!

Cada vez que hemos atravesado por un problema donde nos ha tocado experimentar emociones negativas seguramente ha pasado por nuestra cabeza la idea de comenzar un proceso de psicoterapia especialmente si esos conflictos emocionales han persistido o han ido empeorando en el tiempo.

Es bien cierto que cuando pensamos en comenzar un proceso de psicoterapia existen dudas, y eso es normal, una consultante por ejemplo me decía: "no es fácil tener que contarle tus problemas a un extraño", y todo esto se complica más especialmente si nos encontramos en un contexto general que nos dice todo el tiempo que debemos ser fuertes y positivos, me refiero a ese positivismo tóxico donde circula el mito que uno puede ser feliz todo el tiempo y además debe esforzarse por lograrlo. A su vez en un contexto más específico, como es el boliviano, el ir al psicólogo aún se considera algo extraño y no es casual escuchar otro mito que indica que solo van al psicólogo las personas que están locas. 

En este sentido ahora quiero exponer cuatro puntos importantes que todos podemos considerar cuando queremos comenzar un proceso de psicoterapia. En primer lugar, es importante buscar un buen profesional que pueda responder al problema que uno está atravesando, para ello cada persona debe saber que tiene derecho a preguntar al profesional con el que quiere consultar sobre su formación, especialidad y experiencia en problemas similares. Este punto es muy significativo porque hoy en día sabemos de innumerables casos donde muchas personas se han encontrado con estafadores de la salud mental, es decir, personas que dicen ser psicólogos pero solo Dios sabe si en verdad lo son, e incluso uno podría consultar con un Licenciado en psicología, pero esto no asegura que sea un buen profesional y que pueda responder al problema, por ello no tengamos miedo de preguntar e investigar. 

En segundo lugar, es esencial planificar nuestro tiempo en el proceso de psicoterapia pues si queremos mejorar nuestra salud mental necesitamos el tiempo suficiente para hacerlo. Generalmente las personas asisten a sesiones de psicoterapia una vez a la semana y cada sesión dura entre 50 y 60 minutos, además entre semana es muy usual que los consultantes tengan tareas para la casa. Esto último me permite plantear el tercer punto, que tiene ver con la importancia de que uno como consultante realice las tareas que van coordinando con el psicoterapeuta pues ello se va a constituir en un soporte valioso para avanzar más de prisa poniendo en práctica los recursos psicológicos aprendidos. 

El último punto está relacionado con la planificación de recursos económicos para poder sostener las sesiones de psicoterapia, recordemos que estamos trabajando con profesionales de la salud mental y como en cualquier profesión del ámbito de la salud existen parámetros de pago que generalmente son establecidos por los colegios de profesionales. 

Por todo lo mencionado anteriormente, tal parece que el desear comenzar un proceso de psicoterapia es algo muy bueno, pero pienso que el reto es más bien terminarlo. 

NOTA: Para cualquier consulta o comentario,  contactarse con Claudia Méndez Del Carpio (Psicóloga),  responsable de la columna, al correo [email protected]  o al  teléfono/WhatsApp  62620609 Visítanos en Facebook como LECTURAS SUTILES.