Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 22:13

Los peligros de faceapp, la aplicación rusa que es furor en redes

La app del momento, que permite cambiar de sexo a las personas y envejecer, está en la mira de los expertos por los datos personales que guarda.
Los peligros de faceapp, la aplicación rusa que es furor en redes

No es la primera vez que aparece pero cada vez que revive se vuelve tendencia rápidamente. Faceapp, la aplicación que toma el rostro de las personas y cambia sus rasgos, se convirtió en el tema principal en las redes sociales los últimos días por una función que permite cambiar el sexo. Así, se difundieron imágenes de políticos hombres convertidos en mujeres, y viceversa. Pero también, muchos usuarios que no son figuras públicas decidieron probarla      y compartir sus resultados. 

El año pasado, cuando FaceApp fue furor por volver bebés o viejos a sus usuarios, surgieron las dudas sobre qué información se le estaba entregando a sus desarrolladores, y quiénes estaban detrás de ella. 

Como la mayoría de las aplicaciones que se usan cotidianamente, aceptar los términos de usos y condiciones implica entregar una enorme cantidad de datos personales que las empresas utilizarán casi libremente. 

En el caso de FaceApp, en sus    políticas de privacidad explican que dispondrán solo de las fotos que el usuario suba, de la información de sus redes sociales,  de la IP de los dispositivos (lo que permite un rastreo) y también conocerán las otras páginas que se visitaron. 

Pero uno de los puntos más polémicos es que se entrega a ese sistema la morfología de nuestra cara, que se procesa con un análisis muy minucioso de las facciones a través de la inteligencia artificial, y sirve, por ejemplo, para poder desbloquear un teléfono con el reconocimiento facial. 

Como broche de oro, la empresa avisa que usará la información proporcionada para “crear datos anónimos, agregados o no identificados” y para transferencias comerciales. “Es posible que vendamos, transfiramos o compartamos algunos o todos nuestros negocios o activos, incluida su información personal, en relación con un negocio”, anuncian. 

FaceApp es una aplicación de origen ruso, creada en 2017 por la empresa Wireless Lab y cuyo CEO es el ingeniero Yaroslav Goncharov. Aunque la compañía está en San Petersburgo (Rusia), las tiendas oficiales se muestran en Wilmington, Estados Unidos, una especie de paraíso fiscal.

Frente a estas cuestiones, en 2019 el senador Chuck Schumer, del Partido Demócrata de EEUU, solicitó al FBI y a la Comisión Federal de Comercio (FTC) que iniciaran una investigación sobre la app por motivos de seguridad. La agencia  de investigación concluyó que    FaceApp es una “potencial amenaza de contrainteligencia rusa”.