Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 20:02

Historias de personas que viven el drama del terremoto en Turquía y Siria

La foto del padre que se aferra a la mano de su hija muerta en el terremoto resume el drama que se vive en Turquía y Siria, donde los equipos de rescate luchan contra el tiempo para hallar sobrevivientes del terremoto.

Historias de personas que viven el drama del terremoto en Turquía y Siria. EFE
Mesut Hancer tiene la mirada perdida mientras agarra la mano de su hija muerta, llamada Irmak, de 15 años. EFE
Historias de personas que viven el drama del terremoto en Turquía y Siria

Es una imagen que conmueve y que resume el drama que se vive desde el terremoto de magnitud 7.8 en Turquía y Siria. Mesut Hancer tiene la mirada perdida mientras agarra la mano de su hija muerta, llamada Irmak, de 15 años, que está bajo enormes bloques de concreto de su casa en la devastada ciudad de Kahramanmaras.

El cadáver de la adolescente permanece en la cama donde dormía cuando ocurrió el terremoto, hacia las 4 de la madrugada del lunes 6 de febrero.

En la foto, captada por Adem Altan, de la agencia AFP, se puede observar a Mesut Hancer sosteniendo la mano de su hija, que se encuentra encima de un colchón, atrapada por los escombros.

En un plano más abierto, todo lo que se observa es destrucción. Edificios en ruinas, concreto destruido, ladrillos despedazados y muebles de lo que alguna vez fue un hogar.

Pasaron muchas horas desde el terremoto y Mesut todavía seguía en el lugar, agarrando la mano de su hija, hasta que el cuerpo pueda ser sacado por los rescatistas de entre los escombros.

Como la de Mesut y su hija, con el paso de los días surgen dramáticas historias de víctimas del terremoto en Turquía y Siria, algunas con final feliz y otras trágicas.

EL BEBÉ RECIÉN NACIDO

Al día siguiente del terremoto, entre los escombros de un edificio colapsado en Jindires, un pueblo del noroeste de Siria, fue hallada una niña recién nacida que lloraba y cuya madre aparentemente dio a luz mientras estaba enterrada bajo los escombros, dijeron familiares y un médico, de acuerdo con la agencia AP.

La bebé todavía estaba unida por el cordón umbilical a su madre, llamada Afraa Abu Hadiya, quien falleció.

Imágenes dramáticas de video mostraron a un hombre cargando a la bebé, que estaba cubierta de polvo y con el cordón umbilical todavía colgando, después de ser rescatada.

La niña es la única de su familia (mamá, papá y cuatro niños) que sobrevivió al derrumbe del edificio donde vivían, cerca de la frontera con Turquía.

El tío de la bebé, Jalil al Suwadi, dijo que los familiares acudieron al lugar cuando se enteraron del derrumbe.

“Escuchamos una voz mientras cavamos”, declaró el tío a la agencia AFP. “Limpiamos el polvo y encontramos a la bebé con el cordón umbilical, así que lo cortamos y mi prima la llevó al hospital”, agregó.

El pediatra Hani Maarouf dijo que la bebé llegó a su hospital en mal estado, con “varios hematomas y laceraciones en todo el cuerpo”.

“También llegó con hipotermia por el fuerte frío. Tuvimos que calentarla y administrarle calcio”, informó.

La bebé fue fotografiada acostada en una incubadora y conectada a un gotero.

La madre, Afraa Abu Hadiya, debió haber estado consciente durante el alumbramiento y debe haber muerto poco después, agregó el médico Hani Maarouf . Calculó que la niña nació varias horas antes de ser encontrada, dado el fuerte descenso de su temperatura. Si la niña hubiera nacido poco antes del temblor, no habría sobrevivido tantas horas en el frío, agregó, según AP.

LA NIÑA DE DOS AÑOS Y SU MADRE

Los equipos de emergencia de Turquía rescataron el miércoles de la semana anterior a una madre y a su hija de dos años, unas 44 horas después de haber sido sepultadas bajo los escombros de un edificio destruido en la ciudad de Kahramanmaras, informó Europa Press.

Según la agencia estatal turca de noticias Anatolia, los trabajadores de búsqueda y rescate escucharon gritos de auxilio en los restos de uno de los edificios destruidos en una calle del distrito de Mustafá Kemal.

Después de retirar meticulosamente los escombros, los rescatistas llegaron hasta Imed Sabha, una mujer siria de 33 años, y a su hija Vafe Sabha, de dos años. Tras su rescate, ambas fueron llevadas a la ambulancia en camilla, para luego ser trasladadas a un hospital cercano.

Horas antes, los bomberos provenientes de ciudad turca de Kayseri y que se han trasladado hasta Kahramanmaras para ayudar en las labores de rescate, lograron sacar de los escombros a Emin, un niño de seis años que se encontraba bajo los restos de un edificio destruido.

UNA FAMILIA VIVA

Ese mismo día, los Cascos Blancos de Siria, que operan en las zonas dominadas por los rebeldes, rescataron con vida a una familia completa que estaba bajo los escombros de su casa en el pueblo de Besanya, en el oeste de Idlib, de acuerdo con la agencia EFE.

“Un verdadero milagro, resuenan las voces de alegría alcanzando el cielo, una familia completa es rescatada de debajo de los      escombros de su casa en el pueblo de Besanya, en el oeste de Idlib”, indicaron los Cascos Blancos en un video difundido en su cuenta oficial de Twitter.

En el video de más de dos minutos, se aprecia cómo dos rescatistas sacan primero al padre, mientras que los otros dos niños son salvados sucesivamente de debajo de los escombros entre una muchedumbre que acudió al lugar para ver el “milagro” y gritaba “Dios es grande”, indica EFE.

VIVOS 54 HORAS BAJO LOS ESCOMBROS

Un padre y su hijo fueron rescatados por los bomberos después de llevar 54 horas atrapados entre los escombros de un edificio arrasado por el terremoto en la provincia de Adiyaman, en Turquía, informó EFE.

Los bomberos redoblaron su trabajo al escuchar unas voces procedentes de unas ruinas y después de horas de esfuerzos lograron liberar a Ahmet Aydin y su hijo Yusuf.

Mientras que en el centro de la ciudad de Karamanmaras, una mujer llamada Hilal Kocaoglu también fue rescatada con vida. Ella estaba entre los escombros de un hotel     derruido.

La agencia Demirören New informó que los rescatistas que trabajaban entre los escombros del hotel intensificaron su trabajo tras escuchar sonidos procedentes de las ruinas y finalmente llegaron hasta Kocaoglu.

La mujer presentaba heridas y fue hospitalizada tras recibir una primera asistencia médica.

Así las historias se suman, algunas tristes y otras felices. El peor terremoto en lo que va del siglo XXI, tanto en Turquía como en Siria, reaviva dolores.