Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

Los hermanos Fiori innovan gaseosas con sabor a canela y mocochinchi

Decidieron poner en marcha su empresa cuando tenían apenas 20 y 22 años. Ahora alistan dos nuevos sabores para el mercado boliviano. 

 

Gian Franco y Luciano Fiori encontraron la "receta" que le dio altura a las bebidas tradicionales de Bolivia: crearon gaseosas de mocochinchi y canela./ CORTESÍA HIGH SODA
Gian Franco y Luciano Fiori encontraron la "receta" que le dio altura a las bebidas tradicionales de Bolivia: crearon gaseosas de mocochinchi y canela./ CORTESÍA HIGH SODA
Los hermanos Fiori innovan gaseosas con sabor a canela y mocochinchi

Gian Franco y Luciano Fiori encontraron la "receta" que le dio altura a las bebidas tradicionales de Bolivia: crearon gaseosas de mocochinchi y canela.

High Soda (soda de altura, por su traducción de inglés) es el nombre que le dieron a la empresa que consolidaron en La Paz, cuando estos jóvenes apenas tenían 22 y 20 años. 

"Confiamos en nuestro producto desde el principio", lo asevera con mucha certeza Luciano. Esta, quizá, fue la clave de su éxito. 

INICIO

El sueño inició el año 2020, cuando su papá trajo una gaseosa con sabor a lima desde Chile. La probaron y la familia Fiori esperaba sentir un sabor artificial, pero, curiosamente, la bebida sabía a la fruta natural.

Entonces, con el impulso de su padre, los hermanos Fiori se plantearon una pregunta que catapultó High Sosa: "Por qué no hacemos una gaseosa, ya que en Bolivia hay las mismas opciones de siempre".

Es así que pusieron en marcha el proyecto con un enfoque propio: transformar en gaseosas los refrescos tradicionales del país.

Si bien los hermanos Fiori no estaban estudiando una profesión vinculada a la industria de alimentos, ayudó la formación que tienen como administradores, así como la "madera" industrial que heredaron, su padre es un reconocido empresario en Bolivia. 

La carrera hacia la industrialización de una bebida tradicional sin que pierda el sabor original no fue sencilla. Entre las pruebas, la búsqueda de un nombre para su producto, encontrar quién les ayude a desarrollar la fórmula y otros temas burocráticos, tuvieron que pasar al menos dos años para que High Soda llegue al mercado nacional. 

En respuesta a todo el sacrificio de los hermanos Fiori, la aceptación de los clientes fue más que buena. 

Su primer sabor fue la soda de canela. Luciano cuenta que apostaron por este sabor debido a que, particularmente en La Paz, es tradicional refrescarse con helados que tienen esta esencia, por ejemplo, cuando se va al cementerio. 

Si bien la presentación de High Soda es premium: viene en una lata que tiene un precio sugerido de nueve bolivianos, la gente no escatima gastos cuando se trata de deleitarse con este producto. "Cuando escuchan que es soda de canela, a las personas les atrae, quieren probarla", asegura Luciano. 

AVANCE

Considerando que el panorama pintaba alentador para el joven emprendimiento, al cabo de unos meses de su lanzamiento, los hermanos Fiori apostaron por un segundo sabor: mocochinchi,  que también cautivó el paladar  boliviano. 

Hoy, con mucho orgullo, Luciano comenta que la gaseosa ya se abrió espacio en cinco departamentos de Bolivia: están en Fidalga e Hipermaxi de Santa Cruz, en Hipermaxi de Cochabamba, en todas las cadenas de supermercados de La Paz, Oruro y Tarija. Esto lo lograron en un poco más de un año. 

Hoy, la gente ya les pide nuevas presentaciones (botellas de mayor contenido), algo que están considerando. 

No obstante, el camino hacia esa meta, según dice Luciano, es un poco arduo, pues necesitan implementar una planta de mayor capacidad que, según sus proyecciones, estará en Santa Cruz. 

"Tener más variedad (de gaseosas) nos permitirá tener más colaboradores", considera Luciano, así que diversificar High Soda es un objetivo próximo. 

En la actualidad, el refresco viene en una lata, a un precio sugerido de nueve bolivianos. Este costo que tiene High Soda, explica Luciano, impide que sea un producto que se pueda encontrar en una tienda de barrio. Además, "en la cultura boliviana no están acostumbrados a lata" . 

Lo cierto es que los hermanos Fiori tienen lo necesario para que el camino hacia la meta de diversificación se haga más sencillo: pasión por lo que hacen. 

A esto se suma que High Soda tiene un plus frente a casi todas las gaseosas que hay en el mercado: menos azúcar. El sabor de canela un 30% menos y el de mocochinchi un 46% por debajo de lo regular. 

Sin entrar en detalle, los hermanos Fiori comentan que están desarrollando dos sabores nuevos de su gaseosa, además de "otro tipo de bebida" que introducirán al mercado. 

OBSTÁCULOS 

Como el camino de High Soda recién empieza, Luciano confiesa que todas las ganancias que ahora tienen se van a la reinversión. "Donamos lo que deberíamos recibir para que la empresa siga creciendo". 

Trabajan sin horario. "Le damos mil horas al día a la empresa. A veces salimos a las seis de la mañana y en la noche llego a hacer facturas".

También deben lidiar con el contrabando. Muchas caseritas no quieren comercializar canela o mocochinchi con gas, debido al precio. Ellas dicen que los contrabandistas ofrecen latas de gaseosas hasta en tres bolivianos.

A pesar de todo, los hermanos emprendedores están seguros que seguirán apostando por Bolivia. 

Luciano invitó a la gente a apoyar la producción boliviana "para crecer juntos".