Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:12

Gaia Pacha, 15 años protegiendo al planeta

La organización impulsa proyectos de prevención de contaminación, uso responsable del agua y seguridad alimentaria, entre otros.  

Una idea que surgió en las aulas de la Universidad Católica Boliviana de Cochabamba de la mano de 14 jóvenes, siete mujeres y siete varones. CORTESÍA
Una idea que surgió en las aulas de la Universidad Católica Boliviana de Cochabamba de la mano de 14 jóvenes, siete mujeres y siete varones. CORTESÍA
Gaia Pacha, 15 años protegiendo al planeta

Concursos para crear emprendimientos que favorezcan al medioambiente, capa-citación y formación sobre el correcto uso de agua o impulso a programas de prevención de contaminación son algunos de los proyectos que impulsó la fundación Gaia Pacha a lo largo de 15 años. 

Una idea que surgió en las aulas de la Universidad Católica Boliviana de Cochabamba de la mano de 14 jóvenes, siete mujeres y siete varones, que estudiaban Ingeniería Ambiental, se convirtió, con el tiempo, en una de la instituciones más sólidas y comprometidas con el  cuidado del medioambiente en Bolivia.  

El 22 de abril de 2006 iniciaron su trabajo. El primer proyecto que llevaron a cabo fue “Salvemos al Madidi”, que buscaba resguardar esa área protegida en La Paz. Luego, poco a poco, se fue convirtiendo en una institución establecida hasta formalizar, en 2008, como Gaia Pacha. 

Aquella primera experiencia les dio la base para trabajar en temas de educación, socialización e  investigación ambiental. Durante estos años tuvieron que enfrentar varios retos, entre ellos buscar financiamiento para concretar sus programas. Sin embargo, pese a algunas trabas, pudieron consolidar y fortalecer sus ideas. 

El trabajo con instituciones públicas y privadas permitió que puedan realizar proyectos de ma-yor impacto. Entre los más importantes a lo largo de estos 15 años, Rodrigo Meruvia, destaca “Percepciones del cambio climático; el tiempo se está cansando”, de 2008, con el cual se visitó los nueve departamentos del país para elaborar un documental. Otro que resalta es el trabajo con jóvenes sobre educación ambiental, que inició en 2010, con la formación y capa-citación sobre cambio climático y conservación.

Por otro lado, en 2017, nació el proyecto sobre cultura de agua enfocado en el cuidado de este líquido y su preservación. Asimismo, otro proyecto importante es el programa Jukumari, que busca proteger espacios naturales que son propios de ciertas especies de animales. 

Mantenerse vigentes durante estos 15 años ha sido un reto grande. Meruvia explica que es importante la experiencia para poder gestionar apoyo y financiamiento, al igual que la versatilidad ya que les permite adaptarse al contexto social y generar alianzas estratégicas. Gaia Pacha trabaja con instituciones como la Embajada de Suecia, Unicef Bolivia, la Fundación Simón I. Patiño, la Universidad Católica Boliviana, la Red Interinstitucional de Restauración Ecológica y el Instituto Mexicano de Tecnología de Agua, entre otros.

“Queremos continuar con la labor que estamos haciendo en este momento, los proyectos que llevamos adelante son muy interesantes, hay que tratar de darles continuidad a mediano y largo plazo”, asegura Meruvia. 

Aún falta mucho en qué trabajar. La situación del medioambiente requiere cada vez mayor compromiso y así lo asume Gaia Pacha. “La idea es trabajar de forma colaborativa, integrada y siempre dejar un país un poco mejor para que las próximas generaciones puedan disfrutar de todo lo que nos ofrece”, finaliza Meruvia. 

El objetivo es seguir los proyectos relacionados al cambio climático, agua, seguridad alimentaria y conservación del planeta.