Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:26

“Élite”, la adictiva serie de Netflix suma adeptos

La cuarta temporada de la famosa serie española se encuentra entre las más vistas de la plataforma en Bolivia. Los romances, la amistad y el desenfreno sexual son protagonistas de cada episodio.

“Élite”, la adictiva serie de Netflix suma adeptos. ESPINOF
“Élite”, la adictiva serie de Netflix suma adeptos. ESPINOF
“Élite”, la adictiva serie de Netflix suma adeptos

Pocos fans de “Élite” deben quedar que no hayan devorado la cuarta parte de la serie de Netflix. Con la quinta ya confirmada, todavía habrá que esperar un tiempo para ver la siguiente tanda de episodios, pero lo que sí podemos   hacer es un repaso por la temporada más irregular del filme hasta la fecha.

Antes de que lleguen los capítulos, uno de los aspectos que más destacó y causó sensación fue “Élite: Historias breves”, una colección de pequeños relatos que permitió a la serie apostar por un enfoque más íntimo en el que, por encima de todo, se notaba el cariño que sus propios creadores tienen hacia sus personajes. 

Es verdad que tampoco hubiese pasado nada en lo puramente argumental si nunca hubiesen existido, pero la serie a veces se olvida de la necesidad de dejar respirar a sus protagonistas por todos los líos en los que se ven envueltos. 

Estaba claro que la cuarta temporada iba a apostar por volver a lo que ya se había demostrado que funcionaba, abrazando el desenfreno sexual pero sin caer en el mal gusto. Ahí se nota que todo tiene un por qué, incluso cuando pueda llevar a que algún personaje veterano de la serie actúe de forma que quizá no encaje en lo visto hasta ahora.

Por encima de todo, lo que mejor funciona en esta temporada es la relación entre Mencía y Rebeka, tanto por la forma de trabajarla como por la química que comparten Martina Cariddi y Claudia Salas. Es verdad que Salas ya se encontraba entre lo mejor de “Élite” desde su llegada en la segunda temporada, pero hasta ahora nunca había tenido una compañera de trama con la que compenetrase tan bien.

Además, “Élite” ha sabido cómo mantener ese componente adictivo dando un salto temático importante, pues hasta ahora se había seguido explorando el choque entre unir a la clase alta con personajes de orígenes mucho más modestos, mientras que aquí el contraste es entre el lujo y el megalujo. Eso ha llevado a que las historias tengan, por pura necesidad, otro enfoque con el que la serie ha sabido jugar para que, por encima de todo, siga siendo un gran pasatiempo.

Las últimas salidas de la serie han sido las de Arón Piper y Miguel Bernardeau, cuyos personajes, Ander y Guzmán    respectivamente, han abandonado Las Encinas a mitad de curso para ir a conocer el mundo. En el caso del hijo de la exdirectora para cumplir la  promesa que se hizo cuando consiguió supe-rar el cáncer y en el de Guzmán también buscando dejar atrás el tormento de haber asesinado a un hombre.

No obstante, al igual que la cuarta temporada llenó las ausencias de Carla, Nadia, Lu, Polo y compañía con Manu Ríos, Martina Cariddi, Pol Granch y Carla Díaz, la quinta ya ha anunciado dos nuevos fichajes y quizá pronto podamos conocer alguno que otro nuevo miembro del elenco. Sin embargo, de momento los detalles son escasos.

“Élite” se estrenó el 5 de octubre de 2018 y su reparto original estuvo integrado por jóvenes muy populares como María Pedraza, Arón Piper, Álvaro Rico, Miguel Bernardeau, Itzan Escamilla, Miguel Herrán, Ester Expósito y Danna Paola. Su éxito fue tal que la primera temporada estuvo durante tres semanas en el primer puesto mundial, como la serie más vista en ese momento. En Bolivia, actualmente se encuentra en el top 10.