Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 22:41

Cultor, gastronomía comunitaria en Corani

El restaurante ofrece trucha y pejerrey como especialidad. Tiene un criadero propio e impulsa el consumo de alimentos locales. Además, ofrecen el licor guindol. Se puede disfrutar de paseo en bote y pesca. 

CORTESÍA CULTOR
CORTESÍA CULTOR
Cultor, gastronomía comunitaria en Corani

Con una vista panorámica a la represa de Corani, rodeados de un imponente bosque de pinos y abrazados por el frío de Colomi, los visitantes que llegan hasta Cultor pueden disfrutar de la mejor gastronomía comunitaria del lugar. 

Este nuevo restaurante y cafetería está especializado en la venta de pescado, alimentos propios de la zona, cafés y licores. Nació, en agosto del año pasado, de la mano de Cástor Tapia, Ana María Tapia y Carlos Pérez, con la idea de promocionar el consumo de productos locales. 

“Queremos que el restaurante esté en armonía con la naturaleza, que la gente que nos visite pueda descansar y apreciar este entorno”, explica Ana María. 

Cultor cuenta con su propio criadero de truchas que abastece al restaurante, con el fin de garantizar la calidad de su pescado. 

De hecho, la especialidad de la casa es la trucha y el pejerrey en diferentes presentaciones, entre las que resaltan la sopa y el Cultor Pescao, que contiene chicharrón de trucha, chicharrón de pejerrey y fish and chips. 

Y cumpliendo con su propósito de impulsar la producción local, ofrecen entradas y acompañamientos que fusionan el mote de haba, papas nativas, oca al horno, quesillo y llajwa.

En el área de cafetería tienen todo tipo de preparaciones tradicionales, como el cappuccino, espresso, americano o submarino. 

Uno de sus preparados estrella es el guindol, un licor hecho con base en el macerado de guinda, típico de Colomi. 

Asimismo, además del servicio gastronómico, Cultor ofrece botes de vela y remo para que los visitantes puedan navegar por la represa y disfrutar el paisaje. También tienen otro espacio para hacer fogata y una laguna para practicar pesca. 

El espacio está íntimamente conectado con la naturaleza no solo a través de la presencia de fauna, sino también mediante los animales que viven alrededor.

Los hermanos Tapia iniciaron el emprendimiento fruto de la  inspiración que heredaron de su papá, quien también tiene un restaurante en la zona. Allí fueron adquiriendo experiencia hasta tomar la decisión de emprender algo propio junto con Carlos Pérez. 

El equipo de trabajo de Cultor también son personas del lugar, quienes entienden la cosmovisión cultural de la zona. Eso permite que el comensal pueda disfrutar de toda una experiencia durante su visita. 

“La respuesta de la gente ha sido muy buena. Además de gente de Cochabamba, hay muchos visitantes de otros departamentos que llegan hasta aquí”, sostiene Ana María. 

Entre sus proyectos futuros buscan abrir al público el criadero de truchas para que los visitantes conozcan el proceso de crecimiento de los peces, desde alevines hasta adultos. Asimismo, implementarán el bruch como nuevo servicio      gastronómico.

Cultor abre de viernes a lunes y feriados, de 10:00 a 18:00. Para más información se puede contactar al 67403991.