Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 22 de enero de 2022
  • Actualizado 01:29

Ciudades ‘esponja’, el proyecto chino que busca frenar inundaciones

El autor del proyecto asegura que se puede adoptar en cualquier otro país del mundo y que sería más económico que construir tuberías. Además, impulsaría la formación de espacios verdes.

Zhejiang, la provincia de origen de Yu, aplica las técnicas de una ciudad esponja. LA NACIÓN
Zhejiang, la provincia de origen de Yu, aplica las técnicas de una ciudad esponja. LA NACIÓN
Ciudades ‘esponja’, el proyecto chino que busca frenar inundaciones

Yu Kongjian recuerda el día en que estuvo a punto de morir en el río. El arroyo White Sand, crecido por la lluvia, había inundado las terrazas de arroz en su comuna agrícola, en China. Yu, de solo 10 años, corrió entusiasmado hacia la orilla. De repente, la tierra bajo sus pies se derrumbó, arrastrándolo hacia las aguas en un instante aterrador. Pero los bancos de sauces y juncos ralentizaron el flujo del río, lo que le permitió agarrarse de la vegetación y salir. "Estoy seguro de que si el río fuera como es hoy, alisado con muros de hormigón antiinundación, me habría ahogado", dice. 

Fue un momento decisivo que afectaría no solo su vida, sino también al resto de China. 

Yu Kongjian, uno de los pensadores de diseño urbano más destacados de China y decano de la prestigiosa Facultad de Arquitectura y Paisaje de la Universidad de Pekín, es el hombre detrás del concepto de las ciudades esponja que se están desarrollando en varias partes del país para gestionar las inundaciones.

Es una idea que, según él, otros lugares podrían adoptar, a pesar de que hay quienes cuestionan si el concepto de estas ciudades realmente podría funcionar para hacer frente a las inundaciones más extremas vinculadas al cambio climático.

¿Qué pasaría si una inundación fuera algo que aceptamos en lugar de temer? Esta es la idea central detrás de la ciudad esponja de Yu. 

La manera convencional de gestionar inundaciones es construir tuberías o desagües para llevar el agua lo más raudamente posible, o reforzar las orillas de los ríos con hormigón para garantizar que no se desborden. 

Pero una ciudad esponja hace lo contrario, buscando en cambio absorber la lluvia y ralentizar la escorrentía superficial. 

Intenta hacerlo en tres áreas. La primera es en la fuente, donde al igual que una esponja con muchos agujeros, una ciudad intenta contener el agua con muchos estanques. 

La segunda es a través del flujo, donde en lugar de tratar de canalizar el agua rápidamente en líneas rectas, los ríos serpenteantes con vegetación o humedales ralentizan el agua, como en el arroyo que le salvó la vida a Yu. Esto tiene el beneficio adicional de crear espacios verdes, parques y hábitats de animales, y además purifica la escorrentía superficial con plantas que eliminan toxinas y nutrientes contaminantes. 

La tercera área es el fregadero, donde el agua desemboca en un río, lago o mar. 

“No se puede luchar contra el agua, hay que dejarla ir", explica el profesor Yu. 

Si bien existen conceptos similares en otros lugares, la ciudad esponja se destaca por utilizar procesos naturales para resolver los problemas de la ciudad, afirma el experto en diseño sostenible, Nirmal Kishnani, de la Universidad Nacional de Singapur. 

"En este momento tenemos una desconexión,  pero la idea es que tenemos que encontrar el camino de regreso para vernos a nosotros mismos como parte de la naturaleza". 

Gran parte del concepto está influenciado por antiguas técnicas agrícolas que el profesor Yu aprendió creciendo en la provincia costera oriental de Zhejiang, como almacenar agua de  lluvia en estanques para cultivos. 

Alrededor del mundo, cada vez más lugares están luchando para hacer frente a lluvias extremas, un fenómeno que los científicos han relacionado con el cambio climático. A medida que las temperaturas aumentan con el calentamiento global, se evapora más humedad a la atmósfera, provocando lluvias más intensas. 

Y dicen que empeorará: en el futuro, las lluvias serán más intensas y severas de lo que se esperaba. Pero con tormentas más fuertes, ¿serán realmente las ciudades esponja la respuesta?

Algunos expertos no están seguros. "Es posible que las ciudades esponja solo sean buenas para tormentas leves o pequeñas, pero con el clima extremo que estamos viendo ahora, todavía necesitamos combinarlo con infraestructura como desagües, tuberías y tanques", sostiene el experto en manejo de inundaciones Faith Chan. También señala que para muchas ciudades densas donde el espacio es caro, puede ser difícil implementar algunas de las ideas de Yu, como proporcionar tierras para las llanuras aluviales. 

Sin embargo, el profesor Yu insiste en que la antigua sabiduría china no puede estar equivocada, y que estos fracasos se deben a que los funcionarios locales han ejecutado su idea de manera inadecuada o poco sistemática.