Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:24

Andrés Salvatierra, el actor boliviano que exporta su carisma en la TV

El comediante cruceño causó furor en "El Poder del amor", el reality que se produce en Turquía. Tuvo una "chispa" con la ecuatoriana Mare y se tatuó al Chavo.
Andrés Salvatierra, el actor boliviano que exporta su carisma en la TV. ANDRÉS SALVATIERRA
Andrés Salvatierra, el actor boliviano que exporta su carisma en la TV. ANDRÉS SALVATIERRA
Andrés Salvatierra, el actor boliviano que exporta su carisma en la TV

Su sonrisa parece ser la clave que desbloquea todos los caminos que decida explorar. Andrés Salvatierra, el actor, comediante y youtuber boliviano que representa al país en el reality de televisión turco "El poder del amor", atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera artística.

Su carisma y desenvolvimiento se convirtieron en las armas nobles de las que se vale el actor nacido en Santa Cruz, quien ya es furor internacionalmente.

Le bastó menos de un mes para convertirse en el competidor masculino favorito de la casa, que comenzó a televisar las interacciones de 18 integrantes provenientes de Ecuador, Perú, Puerto Rico y Colombia, entre otros países, a mediados de agosto.

Ir en busca de la persona ideal era su objetivo inicial. Eso fue lo que dijo cuando empezó la travesía y aún desconocía todo lo que encontraría en la casa. 

El comediante, de 26 años, fue escogido como el líder de los varones ni bien arrancó el programa. Aquello le significó acceder a un beneficio: tener una cita con la concursante que deseara. Luego de cruzar miradas frente a frente y de experimentar algunas sensaciones, Andrés se decantó por la ecuatoriana Mare Cevallos, una modelo y cantante de 28 años que es conocida por ser la hija de una legisladora. 

Pero poco duró la historia entre los participantes. Luego de cenar juntos y de mostrar compatibilidad, se interpuso un supuesto beso entre la modelo y otro concursante. El boliviano, que llegó al reality luciendo un bigote generoso, decidio quitárselo para llevar ahora una barba rebajada. Lo hizo para renovarse y sentirme bien consigo mismo.

SU PASIÓN POR ACTUAR

Andrés siempre tuvo un gusto muy desarrollado por la actuación. Desde niño hizo gala de sus habilidades. Cuando estaba en el colegio y, de pronto, alguna maestra le llamaba la atención o peligraba su continuidad en la escuela, él entraba en acción y lloraba, siguiendo su propio guión para convencer a todos. Y lo lograba.

Cuando había una reunión familiar, también se convertía en el centro de atención.

Fue bastante después cuando Andrés decidió escabullirse en el mundo de las redes sociales. Sus amigos han sido quienes lo impulsaron a llevar la iniciativa. Entonces, empezó subiendo cortos videos de humor a sus perfiles de Facebook e Instagram.

Ahora, el comediante tiene su canal en Youtube donde comparte todo tipo de contenidos con temáticas que suelen ser comunes en la vida cotidiana de las personas, como el noviazgo, el desamor, la incomodidad de cruzarse con las exparejas y el estreno de un auto.

EL CHAVO EN LA PIEL

Su cuerpo es el lienzo en el que el cruceño estampa los rostros y gestos de aquellos íconos imborrables de la historia y que él admira profundamente.

Uno de los tatuajes que más sobresale en su piel es el del Chavo, el mítico personaje de televisión interpretado por el mexicano Roberto Gómez Bolaños. Decidió tatuarse su cara porque considera que su humor es muy sano. También lleva al Chapulín, a la sex symbol Marilyn Monroe y a Charles Chaplin, entre otros.

En las redes sociales, además de compartir contenidos de su autoría, Andres no tiene problemas en mostrarse con pocas prendas de vestir. Suele acompañar las fotos con frases que invitan a la comicidad.