Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de abril de 2024
  • Actualizado 21:41

Entre sombras y plataformas

Entre sombras y plataformas

Un grupo de personas viven encadenadas en una cueva oscura desde su nacimiento, donde la única percepción que tienen del mundo se limita a las sombras proyectadas en la pared por una fogata detrás de ellos, representando su única realidad. Cuando uno de ellos logra liberarse y explorar el mundo exterior, enfrenta incredulidad, negación y rechazo al intentar compartir su descubrimiento con los demás prisioneros. Este relato, planteado por el Mito de la Caverna según Platón, es una metáfora sobre la búsqueda de conocimiento y nuevas verdades. Esta alegoría se refleja notablemente en la película española El Hoyo (Galder Gaztelu-Urrutia, 2019), donde los prisioneros están recluidos en una distopía vertical donde la comida desciende a través de una plataforma que atraviesa diferentes niveles. La disparidad entre los reclusos en los niveles superiores y en los inferiores refleja la desigualdad social y la lucha por el poder que se vive en la sociedad, asumiendo colectivamente una única verdad donde el aprovechamiento del poder es la norma y no hay otra realidad. En este ensayo, se explorará cómo El Hoyo es un ejemplo de la idea de la caverna y sus implicaciones en la percepción de la realidad y la búsqueda de la verdad.

En primer lugar, El Hoyo se presenta como una prisión vertical que no solo limita físicamente a sus reclusos, sino que también los encierra mentalmente en una estructura jerárquica. Esta jerarquía artificial dicta la existencia de sus habitantes, con los niveles superiores disfrutando de privilegios temporales mientras que los inferiores se sumergen en una lucha constante por sobrevivir. La aceptación de esta realidad desigual se convierte en una “norma principal” para los recién llegados, siendo inculcada por los antiguos prisioneros a los nuevos. Este patrón de aceptación ciega y conformidad puede compararse con la lógica de la caverna de Platón, donde los prisioneros solo ven las sombras proyectadas en la pared y asumen que eso es toda la realidad que existe. En El Hoyo, Trimagasi, el compañero de nivel de Goreng, al intentar explicar la lógica de la prisión, utiliza la palabra “obvio” para referirse a lo que sucede en el hoyo, reforzando esta idea y dando a entender que existe una sola verdad y es evidente, similar a la aceptación de las sombras como la única realidad en la caverna. La resistencia al cambio y la imposición de una única verdad conducen al castigo de aquellos que cuestionan la lógica de este sistema, impidiendo la liberación de los individuos de su encierro, ya sea en el Hoyo o en la caverna.

En segundo lugar, en la película El Hoyo, la plataforma de comida que desciende por la prisión puede ser vista como una metáfora del fuego en el Mito de la Caverna de Platón. Al igual que en el mito, donde el fuego ilumina las sombras en la pared de la caverna, la plataforma en El Hoyo es una fuente de sustento y conocimiento para los prisioneros. Representa la única conexión que tienen con el mundo exterior y proporciona los recursos necesarios para su supervivencia. Esta plataforma, al descender a través de los diferentes niveles, refleja la desigualdad en el acceso a la comida y la información. Cuanto más abajo se encuentra un preso en el Hoyo, menos comida recibe, alejándolo de la “verdad”. De manera similar, en el Mito de la Caverna, los prisioneros que están más lejos del fuego solo ven sombras, una representación distorsionada de la realidad. Entonces podemos decir que cuando Goreng desciende con la intención de compartir comida con los reclusos de los niveles inferiores, también tiene la intención de brindar conocimiento.

En tercer lugar, Goreng puede ser visto como el prisionero liberado en el Mito de la Caverna de Platón. Ambos descubren una realidad diferente, experimentando un proceso de salida de la caverna marcado por una transformación. En la película, Goreng inicialmente se ve influenciado por su compañero de nivel, Trimagasi, quien acepta resignadamente las reglas del Hoyo. Sin embargo, Goreng desde un principio se reusaba a atenerse a esa realidad. Al ser testigo de la crueldad y la desigualdad del sistema, pone en duda las sombras que le muestran la caverna, las verdades que todos aceptan y se empieza a cuestionar poco a poco si podría haber un cambio. Por esta razón, se enfrenta a una serie de desafíos internos y externos que lo llevan a cuestionar su realidad y buscar la verdad más allá de las sombras. Este proceso de salida de la caverna se refleja en su colaboración con otros prisioneros como Imoguiri y Baharat, quienes también anhelan un cambio y luchan por un sistema más justo. Estos tres personajes, enfrentan obstáculos y resistencia por parte de los que prefieren permanecer en la oscuridad de la ignorancia. A medida que Goreng avanza en su viaje, su comprensión del mundo se amplía y su compromiso con la verdad y la justicia se fortalece, culminando en un acto de sacrificio final en su intento por llevar la luz de la verdad a aquellos que aún están encadenados en las sombras de la caverna.

En cuarto lugar, la película, al igual que en el Mito de la Caverna, nos muestra cómo los prisioneros se rehúsan a aceptar otra realidad. Cuando el prisionero que sale al exterior, en la película representado principalmente por Goreng, quiere mostrar a los demás que hay otras maneras de vivir en el Hoyo, los demás se muestran incrédulos ante esto. Este escepticismo refleja la resistencia a abandonar las creencias establecidas y explorar una verdad diferente. A pesar de los intentos de Goreng por compartir su conocimiento y abrir los ojos de los demás a una realidad alternativa, estos muestran una fuerte resistencia, incluso cuando esto significa perpetuar la injusticia y la desigualdad. Otros ejemplos similares, se dan cuando Imoguiri intenta implementar cambios positivos mediante la distribución equitativa de la comida, los prisioneros muestran desconfianza y resistencia hacia su propuesta, mostrando una renuencia a cuestionar la realidad y a hacer un cambio para bien. Del mismo modo, cuando Baharat busca ayuda de los prisioneros del piso superior para escapar del Hoyo, es recibido con burlas y desprecio, lo que demuestra la negación de aquellos que se aferran a sus creencias limitadas y se resisten a considerar nuevas posibilidades.

En conclusión, tanto la película El Hoyo como el Mito de la Caverna de Platón exploran la resistencia de los individuos a aceptar una realidad distinta y la lucha por descubrir la verdad más allá de las percepciones establecidas. A través de ejemplos como la jerarquía en el Hoyo, la plataforma de comida como metáfora del fuego en la caverna y los intentos de personajes como Goreng, Imoguiri y Baharat por desafiar el statu quo, podemos apreciar cómo la película refleja y amplía los conceptos presentados en el mito. Sin embargo, una diferencia clave radica en que, en la película, la caverna y las sombras están más arraigadas mentalmente en el sistema mismo, representadas por la aceptación ciega de una realidad distorsionada y la resistencia a considerar nuevas y mejores posibilidades. Esta reflexión nos lleva a cuestionar las estructuras mentales que nos mantienen atados a percepciones limitadas y no solamente las físicas. Finalmente, tanto la película como el mito nos invitan a cuestionar lo que percibimos como verdadero y considerar otras posibilidades.