Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 12 de abril de 2024
  • Actualizado 17:34

‘Priscilla’: cómo filmó Sofia Coppola la historia de Elvis desde la perspectiva de su exesposa

La película, protagonizada por Cailee Spaeny y Jacob Elordi, llega este 1 de marzo a la plataforma de streaming Mubi, tras un breve paso por salas de cine
‘Priscilla’: cómo filmó Sofia Coppola la historia de Elvis desde la perspectiva de su exesposa

Si nos remontamos a no hace mucho tiempo, al verano boreal de 2022, el director Baz Luhrman hacía su espectacular regreso a la pantalla gigante con su llamativa película biográfica “Elvis”, una extravagante producción de colorido y ostentación con un presupuesto de unos 85 millones de dólares.

Un año y medio después, la directora Sofia Coppola está contando una historia similar desde una perspectiva diferente con su filme “Priscilla”.

Es una interpretación más discreta, aunque igualmente exquisita, de la vida bajo la implacable observación de los focos desde el punto de vista de la esposa del rey de rock and roll.

El punto de partida de Coppola fue el exitoso libro de memorias de Priscilla Presley “Elvis y yo”, de 1985, que ofreció una mirada íntima de la turbulenta relación de la pareja y las presiones del estrellato.

La directora leyó el libro por primera vez hace 10 años, antes de retomarlo más recientemente, después de haber considerado que el cuento podría ser demasiado parecido a su película de 2006 “María Antonieta”, sobre la polémica esposa de Luis XVI. La joven princesa austríaca tenía 14 años -la misma edad de Priscilla cuando conoció a Elvis- cuando se casó con el rey francés.

Pero en la más reciente lectura del libro de Priscilla, Coppola tuvo un cambio de parecer. “Realmente me sorprendí de cuánto me pude identificar con este y lo vívida que era su historia”, explica.

“Así que llamé a Priscilla y ella estaba receptiva. Me encantó que el libro se enfocara tanto en ella y su relación y lo íntima que era la historia”.

Coppola es conocida por colocar a las mujeres en el centro y al frente en sus películas, que también incluyen “Las vírgenes suicidas” y “Perdidos en Tokio”.

En 2022, un estudio encontró que 33% de las películas tenían a una mujer como única protagonista y otro estudio concluyó que las mujeres apenas representaron el 18% de quienes trabajaron en la dirección de los principales 250 filmes de ese año.

El punto de vista femenino

“Es muy importante para mí poder mostrar la perspectiva femenina. Me gusta que haya más mujeres directoras, pero sigue siendo un porcentaje tan pequeño”, me dice.

En cuanto a las comparaciones con Luhrman, Coppola dice que no realizó su película en reacción a su extravagante filme “Elvis”.

“Cuando empecé a trabajar en este proyecto, me hablaban de cómo Baz estaba haciendo la suya: ‘¿Estás segura de que quieres hacer esto si ya hay una película de Elvis?’. Y yo respondía: ‘Aún mejor, es muy interesante que el mundo de la cultura se concentre en él y luego, un año después, vean el mismo tipo de historia, pero desde el punto de vista de ella… que tengan este contrapeso’”.

Pero Coppola tuvo que ser creativa para producir una película de época que luciera fastuosa con un presupuesto relativamente bajo según los estándares de Hollywood (menos de 20 millones de dólares).

“Lo que veo es a todos estos hombres recibiendo cientos de millones de dólares y yo luchando por una pequeña fracción de eso”, señala.

“Creo que es un rezago de la cultura de esta industria. Es frustrante, pero siempre estoy en la lucha y simplemente me alegro de poder hacer mis películas independientemente y encontrar personas que crean en ellas”.

A pesar de esa frustración, afirma que hay un lado positivo de tener menos financiación.

Creatividad

Hay un desafío y una libertad que se adquiere al hacer las cosas más reducidas, porque si tienes un enorme presupuesto, tienes mucha injerencia de los ejecutivos de los estudios, y yo nunca podría hacer una película de esas.

“Así que tengo esa libertad. Y luego tienes que ser muy astuta, lo que fue bien difícil, pero tenía el mejor equipo… pudimos reutilizar sets y ¡no sé cómo hicimos tanto vestuario! Fue manos a la obra con todo el mundo y contar con jefes de unidades realmente creativos”.

Las limitaciones financieras también afectaron cómo se realizó la película, que fue rodada en solo 30 días.

Y además tuvieron otro problema: debido a asuntos de derechos de autor, no podían usar nada de la música de Elvis.

“Originalmente queríamos tener tres canciones de Elvis, pero siempre supe que tal vez no podríamos obtenerlas. Quería que realmente se enfocara en la historia de ella [de Priscilla]… y para mí es muy importante tener a Dolly Parton, para contar con la voz de una mujer al final”, comenta Coppola.

La película termina con la canción de Parton “I Will Always Love You” (Siempre te amaré), una canción que la cantante de música country rehusó permitir que Elvis grabara porque su mánager, el coronel Tom Parker, insistía en recibir la mitad de los derechos de edición.

Parton contó que Priscilla le dijo que Elvis le cantó esa canción cuando salían del tribunal después del proceso de su divorcio en 1973.

La problemática brecha de edad

La falta de canciones de Elvis no se nota tanto. La película está tan enfocada en la evolución de Priscilla y la inestable relación de la pareja, que hasta parece apropiado que su música no figure.

La pista musical incluye otros temas populares de la época, incluyendo “Baby I Love You” de los Ramones y “Venus” de Frank Avalon.

Las estrellas de la película son relativamente nuevas en la industria cinematográfica: la actriz estadounidense Cailee Spaeny, nominada a un Globo de Oro por su actuación en la miniserie “Mare of Easttown” y el actor australiano Jacob Elordie, conocido por la serie “Euphoria”.

En la pantalla, Spaeny proyecta con naturalidad su transformación desde una incómoda adolescente hacia una joven mujer cada vez más confiada en sí misma.

“Quedé tan asombrada con ella, especialmente porque filmamos fuera de orden. Tanto que en un mismo día interpretó el personaje de 15 años y luego por la tarde ¡estaba embarazada!”, apuntó entre risas Coppola.

La directora revela que el hecho que sus protagonistas fueran más o menos de la misma edad -ambos entre los 20 y 30- le ayudó a lidiar con la problemática brecha entre Elvis y Priscilla cuando empezaron a salir juntos (ella tenía 14 y él 24). La pareja se conoció mientras la familia de Priscilla vivía en Alemania y Elvis estaba prestando el servicio militar allí.

“Cuando estaba filmando la escena en la que él la besa por primera vez, realmente ayudó que Cailee fuera de la misma edad que Jacob”, indicó.

“Fue complicado dar con el tono adecuado porque no quería que se sintiera incómodo. Quería que fuera desde el punto de vista de ella, lo romántico, pero tuve que apagar el lado de mi cerebro de ser madre y adulta. Ella es una niña joven con Elvis, esta estrella del rock, ¿cómo se sentiría?”.

Los críticos se han preguntado cómo se sentirá una audiencia moderna viendo la relación inicial de Priscilla y Elvis.

“Sin duda, algunos espectadores se erizarán al ver una niña de 14 años en una situación sexual desigual”, escribió el crítico David Rooney del Hollywood Reporter. “Pero Coppola maneja ese aspecto sin prejuicios”.

En el diario The New York Times, Ben Kenigsberg escribió que la dinámica de poder es “detestable desde un punto de vista contemporáneo”.

Y añadió: “Los fanáticos acérrimos de Elvis sin duda denunciarán algunas de las caracterizaciones de ‘Priscilla’ como difamación, pero parte del logro aquí es que Elvis no es simplemente un monstruo”.

‘Esa fue mi vida’

Priscilla misma ha dicho que ellos no tuvieron sexo antes de casarse, cuando ella tenía 21 años. Ella fue productora ejecutiva de la película y estuvo en contacto cercano con Coppola durante la filmación.

“Estuvo realmente dispuesta a contestar mis preguntas a medida que trabajaba en mi guion, y revisó todos los borradores, pero no quiso venir al set. No quería poner nervioso a nadie. Cuando le mostré la película por primera vez, yo estaba muy nerviosa. Tenía pavor”, reconoce la cineasta.

“Pero luego se emocionó realmente y me dijo: ‘Esa fue mi vida’. Así que la conmovió. Y me sentí aliviada porque era la primera vez yo era responsable de alguien que está viva, contando su historia”.

La hija de Elvis fue más cautelosa en cuanto a la película. Antes de su muerte en enero de 2023, le escribió una carta a Coppola manifestando preocupación de que el guion hacía parecer a su padre como “un depredador y manipulador”.

Pero Coppola le aseguró a Lisa Marie que Elvis iba a estar representado con “sensibilidad y complejidad”.

Tristemente, Lisa Marie no vivió para ver la película terminada; sin embargo, Coppola afirma ahora: “Realmente intenté ser sensible con todos los personajes y hacerlos sentir humanos y que se entendiera de dónde venía el temperamento [de Elvis], de su frustración”.

“Por otro lado estaba realmente en la perspectiva de Priscilla y siempre regreso a eso, porque solo puedo contar su punto de vista”.