Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 00:45

‘Masha’, de Pussy Riot: “El Estado ruso está matando, encarcelando y persiguiendo a gente por sus opiniones y sus palabras”

La cantante y activista María Aliójina, líder del grupo musico-escénico, escapa de Rusia y comienza con su grupo una gira europea
María Aliójina, en una de las últimas actuaciones del grupo ruso. MICHAL FLUDRA
María Aliójina, en una de las últimas actuaciones del grupo ruso. MICHAL FLUDRA
‘Masha’, de Pussy Riot: “El Estado ruso está matando, encarcelando y persiguiendo a gente por sus opiniones y sus palabras”

María Vladimirovna Aliójina, conocida artística y políticamente como Masha puede ser considerada, a sus 33 años, como una de las personas a las que más odia Putin. Ello significa que es una de las personas más perseguidas de Rusia, tanto por su tenacidad como por su visibilidad, entre otras cosas por ser miembro del grupo musico-escénico punk Pussy Riot, que cofundó en 2011 junto a Nadia Tolokónnikova y Yekaterina Samutsévic.

Hoy ha vuelto a ser noticia al conocerse, a través del New York Times, que ha conseguido romper el arresto domiciliario al que estaba sometida por enésima vez. De hecho, fue en abril pasado cuando tomó la decisión de fugarse del país cuando las autoridades anunciaron que Aliójina dejaría el arresto domiciliario... para cumplir 21 días de condena en una colonia penal: abandonó el móvil para evitar ser rastreada, se atavió con un mono verde de repartidora de comida a domicilio y con la ayuda de varios amigos y conocidos consiguió ir a Bielorrusia. Allí de momento no pudo saltar a Lituania como era su intención.

En conversación vía zoom con La Vanguardia, la activista y también cantante corrobora desde Reykjavík, sin dar mayores detalles, la información del rotativo estadounidense. Es decir, estaba privada de pasaporte ruso porque en septiembre de 2021, un tribunal de Moscú la había condenado un año de arresto domiciliario por haber asistido a una protesta en apoyo del líder de la oposición Aléxei Navalni. En dos ocasiones fue devuelta desde Bielorrusia hasta que el artista islandés Ragnar Kjartansson le hizo llegar un documento tipo visado que le garantizaba un estatus similar al de una ciudadana de la UE. Con él llegó a Lituania en autobús, y más tarde voló a Islandia.

Desde allí ha vuelto ahora a Europa, donde comienza en Berlín una gira de conciertos por Alemania, Austria, Holanda, Eslovenia, España y Portugal. En Barcelona se podrá ver a las Pussy Riot el 1 de junio (Razzmatazz 2) y después Zaragoza y Madrid.

¿Qué hará cuando finalice la gira a comienzos de junio?

No se lo puedo decir porque aún lo estoy pensando. Pero sí le puedo decir que he hecho todo esto porque quería hacer la gira y dar a conocer a la gente lo que está ocurriendo en mi país, quien es realmente Putin y también apoyar a Ucrania.

¿El ataque a Ucrania fue como un detonante?

Escuché aquel airado discurso de Putin y que tres días después se materializó en la invasión de Ucrania. Aquello de alguna manera me abrió los ojos, porque después de diez años de vivir y de aguantar todo lo que me ha pasado en mi país, me había comprometido a no abandonarlo. Pero con ese ataque se abría un futuro muy oscuro.

¿Tiene miedo?

No, no tengo miedo, no, y no le tengo miedo a él. Esto que hago ahora lo he estado haciendo durante diez años. Yo puedo hacer cualquier cosa, como siempre he hecho, pero ahora aún me tengo que decidir qué.

¿Cuál es su situación legal?

Estoy en busca y captura en estos momentos, creo que lo estaba hasta dentro de dos semanas antes de que saliera de mi país. Tampoco es muy nuevo: en el último año me han arrestado en seis ocasiones, tenía que llevar un brazalete electrónico. Una situación dura.

¿En qué consiste el espectáculo-concierto Riot days que veremos en Barcelona?

Está basado en mi libro Riot days, que es mi historia desde mi primera acción hasta mi último día en prisión, y a la versión original hemos añadido algunas cosas nuevas, como una canción contra la guerra en Ucrania, y también decimos manifiestos e información sobre la situación de los presos políticos en Rusia, que ahora tenemos muchos. Durará algo más de una hora, y es como una combinación de música en vivo, teatro y video.

¿Cuál es su opinión sobre lo que ocurre en Ucrania? ¿cuál es la reacción del ciudadano ruso de a pie?

Es una guerra que comenzó Putin y es lo peor que ha hecho nunca. Yo he estado protestando en Rusia desde hace diez años y la verdad es que no me sorprende, y durante todo este periodo de tiempo hemos querido advertir sobre este deterioro en el país, pero no se nos ha oído. Ahora creo que se ve más quien es Putin realmente, solo hay que ver las fotos actuales de las ciudades ucranianas. Sobran palabras.

¿Qué cree que pasará en un futuro inmediato?

No creo que Putin se detenga. Así que la cuestión principal es saber qué podemos hacer nosotros contra esto, y creo que tenemos que estar unidos y tener una posición más clara. Mire, Europa le ha estado vendiendo armas durante diez años y esto es un hecho.

¿Cuál es el sentimiento real de la población rusa sobre estas cuestiones?

Ahora mismo tenemos la peor de las censuras, miles de personas han sido arrestadas y están en la cárcel... y no creo que Europa conozca exactamente la dimensión de este hecho y la verdad que es algo frustrante. Por otra parte cuatro millones de personas abandonaron Rusia desde del comienzo de esta guerra, gente que quería apoyar a Ucrania y explicar lo que está pasando realmente, porque actualmente si haces esto te pueden condenar en mi país a quince años de prisión.

La libertad de expresión a día de hoy en Rusia...

Este estado está matando a gente, encarcelando a gente, persiguiendo a gente por sus opiniones y sus palabras. Y puedo darle miles de ejemplos, y es por eso por lo estoy haciendo lo que estoy haciendo.