Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 11:09

DOS SICARIOS COLOMBIANOS HABRÍAN DISPARADO LAS ARMAS LARGAS

Yerno de Lima Lobo es detenido por el asesinato de tres policías

Para el comandante Jhonny Aguilera, Misael Nallar es el principal sindicado del crimen de los uniformados acribillados, mientras estaban de rodillas y con las manos en el suelo
Velorio de los policías asesinados en Porongo, Santa Cruz. 	   APG
Velorio de los policías asesinados en Porongo, Santa Cruz. APG
Yerno de Lima Lobo es detenido por el asesinato de tres policías

Los sargentos de la Policía Eustaquio Olano y Alfonso Chávez, y el voluntario del Grupo de Apoyo Civil de la Policía Boliviana (GACIP) José David Candia fueron acribillados el martes en El Cuchi, municipio de Porongo, Santa Cruz. Misael Nallar V., yerno de Jesús Einar Lima Lobo (considerado el ‘pez gordo’ del narcotráfico y extraditado en 2021 a Brasil donde fue condenado a 14 años de cárcel), fue aprehendido ayer porque estaría vinculado a la ejecución de los efectivos, confirmó anoche el comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera. 

“Misael Nallar ha sido vinculado al asesinato porque en el interior de la camioneta en la que se desplazaron para generar la muerte de los policías se encontraba una factura registrada a su nombre y en el galpón que aparentemente es de su propiedad hemos encontrados cuadratracks que fueron intervenidos en un inicio por los policías”, explicó. Se conoce que hay otros detenidos más con fines investigativos.  También un colombia- no fue aprehendido.

EJECUTADOS DE RODILLAS Los dos policías y el voluntario del GACIP fueron asesinados cuando estaban de rodillas, confirmó Aguilera, tras conocer los resultados del estudio de balística. Dos colombianos que usaban chalecos verdes habrían acabado con sus vidas.

Según información policial, los funcionarios estaban patrullando en la zona cuando la camioneta se enfangó en arena. En el lugar, identifican a un grupo de personas que circulaban en cuadratracks, mientras consumían alcohol y otras sustancias. El sargento Chávez le comunicó la situación al responsable de su unidad, quien se dirigió al lugar con un mecánico que logró sacar el vehículo de la arena. Sin embargo, los oficiales fueron interceptados por los colombianos quienes los acribillaron con armas largas calibre 7.62 y 5.56. 

12 disparos acabaron con los uniformados; cuatro impactos mataron a Olano, dos a Chávez y seis a Candia. La Policía colectó 17 casquillos de bala en el lugar. Según las pericias, los disparos fueron de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante. “Los camaradas se encontraban arrodillados con las manos en el suelo”, dijo Aguilera. 

El caso se investiga por asesinato, asociación delictuosa y tenencia, porte y portación ilícita de armas. 

ATAQUE PREVIO Los policías inicialmente quisieron evitar que el grupo continúe generando inseguridad en la zona, pero fueron agredidos con piedras y tuvieron que hacer uso de gas pimienta. Esas personas se retiraron del lugar, pero retornaron con armas y los acribillaron. 

INVESTIGADOS El comandante dijo que en total hay 11 investigados, entre ellos Misael Nallar pero que esa cifra puede variar en las próximas horas. Aseguró que el yerno de Lima Lobo estaba acompañado el martes de su esposa M.F. Lima Lobo y otras siete personas poco antes del asesinato de los policías. Todos serán convocados a declarar. 

La Policía identificó a dos colombianos como los sicarios. Acotó que en una hacienda encontraron cajas vacías de armas largas y equipamientos de comunicación donde encontraron a un hombre que fue conducido a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Aguilera dijo que el informe del comandante de la FELCN refiere que los investigados no tienen antecedentes por narcotráfico. 

ALLANAMIENTOS Y SECUESTROS El comandante general de la Policía informó que intervinieron cinco inmuebles, secuestraron cuatro vehículos y dos equipos de comunicación, se precintaron 20 cuadratracks y se realizó tres registros al lugar del hecho. Seis testigos prestaron su declaración informativa. 

“AMOR, ESTOY EN PELIGRO” Los últimos mensajes del sargento Eustaquio Olanes, uno de los policías acribillados en Porongo, revela que hubo un ataque previo al asesinato. “Amor, estoy en peligro. La verdad, no podía comunicarme con mis camaradas por la señal. Nos agredieron, a mi camarada le dieron un puñete, pero a mí me salvó lo que portaba. Nos quedamos sin señal y nos plantamos en la arena y ahí vinieron a buscarnos pelea. En un momento pensé, aquí nos destrozan, pero gracias a Dios no pasó a mayor, pero no teníamos comunicación. Viví el peor susto”, dice el mensaje que le envió el oficial a su esposa a las 15:51. 

Cuatro minutos después, Olanes le indicó a su pareja que buscaba cobertura telefónica, pero que ya estaban a salvo. La mujer le preguntó quiénes los habían atacado, pero su esposo no pudo contarle más y en su último mensaje, a las 16:10, le dijo “si amor, te quiero mucho”. Ella siguió escribiéndole, pero no recibió respuesta. 

Las familias de las víctimas claman justicia. Los policías serán trasladados en vuelo a La Paz donde serán despedidos.