Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 19:25

8 meses preso: acusado de ser cómplice de Matusalén escribe carta y pide "celeridad"

Encarcelado por el crimen de la joven Mayerli, en el penal de San Pedro, Roberto asegura "no haber conocido" a Matusalén Mancilla, asesino confeso de la víctima. 

Roberto, acusado de ser cómplice de la muerte trágica de Mayerli. Urgente.bo
Roberto, acusado de ser cómplice de la muerte trágica de Mayerli. Urgente.bo
8 meses preso: acusado de ser cómplice de Matusalén escribe carta y pide "celeridad"

Preso por el crimen de la joven Mayerli en el penal de San Pedro, Roberto H. asegura que "nunca conoció" a Matusalén Mancilla, el asesino confeso de la víctima.

“Me encerraron en celdas con el verdadero culpable, a quien yo nunca lo conocí. El mismo día de mi arresto presté mi declaración aun estando golpeado y en estado de shock, aun así me imputaron con seis meses de detención preventiva, sabiendo que no hay ninguna prueba contra mi persona”, escribió Huanca, en una carta, según el portal Urgente.bo.

Fue aprehendido junto a Mancilla el 7 de septiembre del 2021 por el feminicidio de Mayerli. Ambos fueron señalados como los culpables del descuartizamiento de la joven, a quien también le quitaron el corazón.

En mayo de este año, Jorge García, abogado de Roberto H., explicó que la madre de la víctima no presentó querella alguna contra su cliente y que fue inculpado "injustamente" por una conversación mediante Facebook.

Además expuso que el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (IITCUP) demostró, a través de las investigaciones, que Roberto no habría tenido contacto telefónico con Mayerli.

“Los peritos (de IITCUP) señalaron que el teléfono del señor Roberto H. no cruza llamada con la señorita Mayerli, que en paz descanse. El peritaje demuestra que él jamás tuvo conversación telefónica con la fallecida”, sostuvo.

Huanca, además, denuncia en su carta que habría sido "arrestado y golpeado" por efectivos policiales, que le quitaron el celular y sus documentos. Incluso lamenta que ese mismo día, su esposa, que tenía cuatro meses de gestación, fuera presuntamente agredida.

“Mi esposa estuvo a punto de perder a mi hija, que ya tiene cuatro meses de vida. Me quitaron el derecho de verla nacer (…), yo llevo ocho meses y 28 días encerrado injustamente por tan atroz crimen del cual no fui partícipe”, escribió.

Añade que el día del asesinato, él se encontraba en su domicilio junto a su familia. “Pido celeridad en el caso y que se me otorgue la libertad que se me arrebató, ya que informes de la investigación demuestran que soy inocente y una víctima de la Justicia que existe en la actualidad”, finaliza.