Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:00

EL JOVEN ES BUSCADO DESDE HACE 116 DÍAS

Tercer implicado usó cuenta Google de Ariel antes y tras la desaparición

El procesado dijo no conocer al arquitecto, pero manipuló su información digital personal desde la región del Trópico y otras zonas de Cochabamba, señaló el abogado Rolando Ramos.
Los padres de Ariel Rodríguez, junto con otros familiares y amigos, piden que le devuelvan a su hijo.   Noé Portugal
Los padres de Ariel Rodríguez, junto con otros familiares y amigos, piden que le devuelvan a su hijo. Noé Portugal
Tercer implicado usó cuenta Google de Ariel antes y tras la desaparición

El tercer implicado en la desaparición de Ariel Rodríguez Orellana usó su cuenta de Google un día antes de la desaparición. Luego, continuó haciéndolo en días posteriores desde la región del Trópico y otras zonas de Cochabamba, informó el abogado de la familia del arquitecto, Rolando Ramos.

El hombre, en su declaración informativa, dijo no conocer al joven buscado desde hace 116 días, pero manipuló la cuenta en Google del desaparecido. Esa situación lo hace sospechoso y los investigadores lo pusieron ante un juez cautelar, quien determinó su detención preventiva por seis meses en el penal de San Antonio, el viernes.

“¿Cómo obtuvo la contraseña y por qué usó una cuenta de alguien que supuestamente no conoce?”, son las preguntas que se hacen los familiares y exigen que esta persona dé a conocer cuál fue su participación en el hecho a fin de esclarecer el caso y dar con el paradero del arquitecto.

“El uso de la cuenta de Google ha sido demostrado por pericias y otros documentos importantes ante la autoridad jurisdiccional. Se va a investigar su vínculo y relación con la víctima y los otros implicados porque no sabemos cómo obtuvo la contraseña, pudieron hacerlo desde la vía más sutil hasta la más violenta (…). Queremos que este caso se esclarezca y encontrar a Ariel”, señaló Ramos.

El abogado señaló que este tercer implicado es conocido como “Guerrero” en el mundo del hampa, es decir, se dedica al robo de celulares. Los otros dos procesados, Lucio A.M. y Edwin C.B., son exreclusos con antecedentes relacionados a delitos de 1008 y a la Ley 348, respectivamente. 

Ambos están con detención preventiva por trata y tráfico de personas desde el 5 de diciembre de 2020. Lucio fue capturado con el celular de la víctima e indicó que Edwin, excuñado de Ariel, le entregó el teléfono. También fueron captados por cámaras de vigilancia usando la tarjeta de Rodríguez para retirar dinero de cajeros en Cochabamba y La Paz, según los familiares.

Sin embargo, pese a esos elementos se niegan a brindar mayor información como si se tratara de un “pacto de silencio”. 

Sobre el caso, el subcomandante departamental de la Policía de Cochabamba, Johnny Corrales, informó que la comisión de investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) continúa con las investigaciones y priorizan este caso para dar con el paradero del profesional, de 30 años.

“Se analizó toda la información y a través de los medios técnicos atendidos por requerimiento fiscal y el análisis de nuestros investigadores se conoció que este tercer implicado habría manipulado información digital siendo que la contraseña debiera ser solo de conocimiento del desaparecido. Por eso, pensamos que es importante su participación para el esclarecimiento del hecho”, señaló.

Acotó que, en días anteriores, se allanó cuatro domicilios en búsqueda de este nuevo implicado. 

SU DESAPARICIÓN El 23 de octubre de 2020, Ariel salió en su camioneta de su casa ubicada en Pacata Baja, en Cochabamba. Tenía que ir a una reunión laboral en Vinto, pero se presume que no llegó a esa cita y que le “tendieron una trampa”.

Su pareja Mayumi Luizaga, que tiene casi ocho meses de embarazo, señaló que Ariel estaba emocionado con la idea de ser papá e incluso ya estaba buscando el nombre para su primer bebé después de una relación de siete años. 

La pareja se conoció hace bastante tiempo y con el apoyo mutuo iban creciendo, y cumpliendo sus metas. Ariel culminó sus estudios y se graduó como arquitecto de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), en 2017.

Un año después, consiguió su primer contrato laboral referente a la construcción de una edificación de tres pisos. Antes de su desaparición, estaba construyendo su tercera obra en la avenida Petrolera. Precisamente, el 24 de octubre debía iniciar el vaciado de losa, pero no se presentó a su fuente laboral y eso preocupó aún más a sus familiares debido a que él era sumamente responsable con su trabajo.

Mayumi y los padres de Ariel no han descansado en la búsqueda y solo quieren encontrarlo. Su pareja mantiene la esperanza de hallarlo con vida, aunque otros familiares piensan que fue asesinado.