Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 19:05

‘Taxista’ fingía amabilidad para pildorear y robar a sus pasajeros y si eran mujeres las abusaba

El hombre acusado de pildorear y robar a pasajeros. FELCC
El hombre acusado de pildorear y robar a pasajeros. FELCC
‘Taxista’ fingía amabilidad para pildorear y robar a sus pasajeros y si eran mujeres las abusaba

Juan Carlos R.V., de 47 años, fingía amabilidad para pildorear y robar a sus pasajeros. Si eran mujeres las que contrataban sus servicios no solo las dormía y las despojaba de sus pertenencias, sino las agredía sexualmente. El mismo hombre sería autor de al menos dos robos agravados y tres hechos de violación ocurridos en circunstancias similares. No se descarta que haya más víctimas, dijo el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Cochabamba, Rolando Rojas.

El acusado fue detenido ayer en la madrugada durante el patrullaje preventivo que realizaba personal de la División Propiedades. Los efectivos se percataron de la actitud sospechosa del “taxista”, que iba a bordo de su vehículo blanco con placa de circulación 1810 LZG, y lo detuvieron en la calle Pedro Cayetano y avenida Juan Pablo II. Durante el cacheo policial, encontraron 19 tabletas (para inducir al sueño) en el bolsillo de la chamarra del conductor.

Rojas señaló que esta persona acudía a diferentes lugares en busca de pasajeros, pero especialmente aquellos que frecuentaban locales de expendio de bebidas alcohólicas. Solía conversar con sus usuarios para generar confianza e invitarles una lata de cerveza, un poco de coca u otras bebidas, pero usaba fármacos para dormirlos y abandonarlos tras robarles sus pertenencias. Si eran mujeres las agredía sexualmente.

La última denuncia contra Juan Carlos, por robo agravado, es del 30 de septiembre. Ya tenía orden de aprehensión en 2020 por el mismo delito.

La Policía recomienda a usuarios y conductores, considerando que ha habido taxistas que también han sido pildoreados y les han robado sus vehículos, no recibir agua, refrescos, ni ningún alimento y, de esa manera, evitar ser víctimas de robo y otros delitos.