Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 15:45

“Solo apliqué la ley”, dice la vocal enjuiciada por liberar a feminicida

La autoridad jurisdiccional es procesada por incumplimiento de deberes de protección a mujeres en situación de violencia y prevaricato. Dejó libre a un sentenciado y él se dio a la fuga.
La vocal Mirtha Montaño, procesada por liberar a un feminicida sentenciado. DICO SOLÍS
La vocal Mirtha Montaño, procesada por liberar a un feminicida sentenciado. DICO SOLÍS
“Solo apliqué la ley”, dice la vocal enjuiciada por liberar a feminicida

“Aplicar la ley, aparentemente, implica que a uno lo sometan a proceso, sin embargo, ya lo dije en una oportunidad, yo me someto (a proceso), pese a estas circunstancias adversas, entre ellas, de un tribunal nada imparcial. Con absoluta dignidad y mirando a todo el pueblo boliviano les digo soy inocente y solo apliqué la ley”, declaró ayer la vocal Mirtha Montaño a los medios de comunicación.

Después de tres suspensiones, se instaló ayer el juicio contra la vocal procesada oral por la liberación de Omar Alejandro Ordoñez Arias, feminicida sentenciado que huyó en 2021 del país y continúa prófugo de la justicia. Por el caso, la autoridad jurisdiccional fue imputada por los delitos de incumplimiento de deberes de protección a mujeres en situación de violencia y prevaricato.

El Tribunal de Sentencia No. 3 escuchó los testimonios de testigos. Para Montaño, el proceso en su contra es “ilegal”. Cree estar en desventaja porque uno de los jueces técnicos que lleva el juicio tendría amistad con la senadora Patricia Arce (MAS), acusadora particular en este caso.

En cambio, la familia de la víctima de feminicidio, María del Carmen Carballo Reyes, tiene una percepción distinta del proceso. Pilar Reyes, madre de la adolescente asesinada en 2016 por Omar Alejandro Ordoñez y otros integrantes de la pandilla Wander Rap de Cliza, siente que la justicia no está de su lado. “La vocal tiene como testigos a jueces y exjueces. Ella permitió que Omar se escape y debería pagar con cárcel. No voy a descansar hasta encontrar justicia, aunque parece que para los pobres no hay”.

Se declaró un cuarto intermedio en el juicio. 

PROCESO

El Tribunal de Sentencia Penal No. 6 de Cochabamba emitió la sentencia condenatoria 39/2017 el 31 de agosto de 2017. Omar Ordoñez, al igual que otros cuatro miembros de su pandilla, recibieron 30 años de cárcel. Él fue declarado autor principal del delito de violación y feminicidio.

Desde entonces, el líder de ese grupo buscó salir de la cárcel aprovechando que su sentencia no había sido ejecutoriada. El 25 de marzo de 2021, la vocal procesada declaró procedente el recurso de apelación planteado por Ordoñez y, poco después, el sentenciado dejó la prisión con una fianza de 100 mil bolivianos, arraigo y otras medidas, pero sin custodios que puedan evitar su fuga.

Luego, Reyes interpuso un amparo exigiendo que el feminicida de su hija vuelva a la cárcel y, en mayo de 2021, la resolución que favorecía al autor fue anulada y se ordenó su captura, pero él ya había salido del país.

Ese fallo judicial cambió la vida de Pilar, quien tuvo que migrar del campo a la ciudad por temor a represalias del prófugo y otros miembros de la pandilla.