Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de diciembre de 2021
  • Actualizado 21:34

Sargento que disparó el arma que acabó con la vida de capitán se defiende en libertad y Fiscalía apela fallo

Despiden al oficial Diego Armando Arias Terán. NOÉ PORTUGAL
Despiden al oficial Diego Armando Arias Terán. NOÉ PORTUGAL
Sargento que disparó el arma que acabó con la vida de capitán se defiende en libertad y Fiscalía apela fallo

El sargento de la Policía, que disparó presuntamente por accidente el arma de fuego que acabó con la vida del capitán Diego Armando Arias Terán, se defenderá en libertad. El juez Anticorrupción 1 de Sacaba determinó ayer medidas sustitutivas a la detención consistentes en presentación ante el Ministerio Público cada 14 días, arraigo y fianza de cinco mil bolivianos. Además, tiene prohibido acercarse a los familiares de la víctima y testigos del hecho.

La Fiscalía apeló el fallo debido a que pidieron la detención domiciliaria, con custodios, del imputado por presunto homicidio culposo. En tanto, la defensa del investigado dijo que su cliente se sometió al proceso en todo momento y no hay peligro de fuga u obstaculización.

“El sargento tiene toda la intención de resarcir el daño. Ha manifestado su dolor, su condolencia, ha hecho uso de su defensa material y ha manifestado todas las circunstancias ante este lamentable hecho fortuito. Él siente esta situación”, manifestó Adolfo Paniagua, abogado del imputado.

Arias, quien representó al país en 2018 en el Segundo Campeonato de Tiro con Pistola del Servicio de Policía de Usip World (The Second Usip World Police Service Pistol Shooting Championship, por sus siglas en inglés) realizado en China, estaba dando clases el viernes de procedimientos especiales de tiro policial cuando uno de los alumnos accionó la pistola y causó su muerte, casi al instante, debido a que el “impacto del proyectil ingresó en la región mastoidal izquierdo, con orificio de salida por pómulo derecho”.

El oficial, que perdió la vida, fue despedido ayer por sus familiares, autoridades policiales y camaradas. En el acto se leyó y entregó la orden de ascenso póstumo al grado de mayor.