Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 03 de julio de 2022
  • Actualizado 00:25

Revelan que otra niña fue vejada por los hermanos de Yapacaní; ella murió

Dos niños habrían sido víctimas de violación grupal. Las autoridades buscan a los familiares de la menor que falleció, mientras otro niño lucha por su vida en terapia intensiva.
Pobladores de Yapacaní casi linchan a sindicado de violar a un niño. CAPTURA UNITEL
Pobladores de Yapacaní casi linchan a sindicado de violar a un niño. CAPTURA UNITEL
Revelan que otra niña fue vejada por los hermanos de Yapacaní; ella murió

Dos menores de edad, una niña y un niño, fueron agredidos sexualmente por cuatro hermanos en Yapacaní, Santa Cruz. Un niño, que acaba de cumplir sus 11 años, se encuentra en terapia intensiva tras ser diagnosticado con una enfermedad de transmisión sexual, mientras que la otra víctima perdió la vida, según el director de los Servicios Integrales de Justicia Plurinacional (Sijplu), Aldo Torres. 

“Tenemos el dato de que la niña ha fallecido. Estamos buscando a los familiares, quienes se encontrarían en Chile, nos estamos contactando para obtener información concreta y clara para conocer lo ocurrido”, dijo a Urgente.bo.

Consultado sobre cuál de los hermanos es el responsable de la muerte de la niña, Torres señaló que es “el hermano que falleció en Palmasola”. Esa persona era portador de una enfermedad de transmisión sexual.

CASO NIÑO YAPACANÍ

Su sufrimiento comenzó cuando él tenía solamente 8 años. Actualmente, lucha por su vida en una cama de hospital tras haber contraído una enfermedad de transmisión sexual, producto de una violación grupal.

El hecho ocurrió en una vivienda de Yapacaní, Santa Cruz, donde el niño iba para realizar tareas y jugar con su compañera de escuela. Los acusados de la vejación son cuatro hermanos, de los cuales dos están detenidos (uno es menor de edad), otro murió por una enfermedad de transmisión sexual y el cuarto está prófugo. 

Miguel S., de 23 años, fue casi linchado la noche del martes por la población. Debía cumplir su detención preventiva en Palmasola, pero lo trasladaron a Chonchocoro.

El niño calló por mucho tiempo porque era amenazado de muerte. Sus agresores le apuntaban con un arma y le decían que si contaba algo iban a matar a toda su familia.