Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 14:11

INVESTIGADORES REVISAN LAS CÁMARAS DE VIGILANCIA

Presunto asesino de fray visitaba la iglesia y tenía problemas de drogas

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, informó que el autor del crimen del religioso Wilberth Daza fue identificado y está siendo buscado por los efectivos policiales. 
Velan el cuerpo del fray Wilberth Daza, asesinado el sábado en una iglesia de San Francisco de Santa Cruz.      APG
Velan el cuerpo del fray Wilberth Daza, asesinado el sábado en una iglesia de San Francisco de Santa Cruz. APG
Presunto asesino de fray visitaba la iglesia y tenía problemas de drogas

El asesinato del fray Wilberth Daza ocurrido la noche del sábado, en Semana Santa, conmocionó a toda Bolivia. El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, manifestó ayer que el presunto autor fue identificado y está siendo buscado por los efectivos policiales. Se trataría de una persona que visitaba constantemente la iglesia y que tenía problemas con las drogas. “(El sospechoso) tenía conocimiento del movimiento de la iglesia”.

Daza, oriundo de Macharetí (Chuquisaca), fue hallado sin vida al promediar las 23:00 del sábado en la iglesia de San Francisco en Santa Cruz. Según la Fiscalía el fray recibió 17 golpes contundentes en la cabeza, mismas que causaron su muerte.

Sospechan que el autor sería un aspirante a religioso que fue expulsado antes por indisciplina.

Según las investigaciones, la víctima se quedó solo en la iglesia luego de la vigilia pascual la noche del sábado. Tocaron la puerta y él abrió, pero fue golpeado y asesinado brutalmente. La Policía encontró el cuerpo en el baño y había rastros de que fue arrastrado hasta ese lugar probablemente con la intención de esconderlo.

Una de las hipótesis tiene que ver con el robo de una caja fuerte debido a que el fray Daza administraba el dinero y las ofrendas. Se desconoce qué monto se habría llevado el autor o los autores puesto que en el lugar donde guardaba la plata no encontraron nada. 

La familia de la víctima sospecha que el crimen fue planificado y habría participado más de una persona. Piden que los autores sean capturados y sancionados conforme a las leyes.

“Tenemos información de que había un joven que estaba atrás de él, minutos antes estaba tras de él (…) por eso yo digo que ha sido planificado (…) se llama Lucas (…) él estaba en la congregación como estudiante y después fue retirado de la congregación, se fue a otra, pero siempre venía a la iglesia San Francisco, mi hermano se molestaba”, manifestó uno de los hermanos de la víctima, según una publicación de Urgente.bo.

INVESTIGACIÓN Desde la Fiscalía, dieron a conocer que se hará es desdoblamiento de las cámaras de vigilancia  instaladas dentro y fuera de la iglesia con la intención de esclarecer el asesinato del religioso que servía a su congregación durante ya más de 24 años. 

“Una de nuestras hipótesis es que el asesino es próximo al entorno, es decir, una persona que tenía acceso a los ambientes de la iglesia. Estamos a la espera de individualizar e identificar al presunto autor, aunque tenemos ya sospechas que tenemos que corroborar con las imágenes de los videos. Hay una cámara que está en la iglesia, otra en la sacristía y otra en un ambiente externo al convento”, manifestó la fiscal asignada al caso. 

DUELO La Conferencia Episcopal Boliviana rechazó, a través de un comunicado, toda forma de violencia. “Pedimos que se realice una investigación clara y precisa lo antes posible y que llegue hasta el esclarecimiento de los terribles hechos”.

Tras la muerte de Daza, las puertas de la iglesia se mantuvieron cerradas y en ellas se puso moños negros. La familia y la iglesia exige celeridad en las investigaciones. En tanto, la Policía realiza la búsqueda del presunto autor.

El cuerpo del fray Wilberth Daza fue velado hasta ayer en Santa Cruz. Luego, su familia trasladó su cuerpo a Macharetí, Chuquisaca, donde hoy será despedido por sus seres queridos, miembros de la iglesia y pobladores. 

17 Golpes La Fiscalía dio a conocer que el fray Wilberh Daza recibió 17 golpes contundentes en la cabeza, mismas que provocaron su muerte. El delito de asesinato se sanciona con privación de libertad de 30 años, según el Código Penal.