Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:33

Pastor evangélico pederasta es condenado a 17 años de cárcel

Las víctimas tenían entre 9, 10 y 11 años cuando fueron agredidas por el acusado, quien era el líder de una congregación religiosa de Santa Cruz.

Fotografía del pastor pederasta sentenciado en Santa Cruz. FACEBOOK JESSICA ECHEVERRÍA
Fotografía del pastor pederasta sentenciado en Santa Cruz. FACEBOOK JESSICA ECHEVERRÍA
Pastor evangélico pederasta es condenado a 17 años de cárcel

Bernabé Aramayo, acusado de violar y abusar a niñas aprovechando su condición de pastor de una iglesia evangélica, fue sentenciado ayer a 17 años de presidio en Palmasola, Santa Cruz.

Jessica Echeverría, abogada y fundadora de la Red Ciudadana Contra el Infanticidio y Abuso Sexual Infantil, dio a conocer el dictamen del Tribunal Séptimo de Sentencia de Santa Cruz. El proceso comenzó en 2018.

“Este violador de niñas fue sentenciado y pasará mucho tiempo en Palmasola encerrado. Las víctimas de este depredador son unas verdaderas guerreras ya que durante tres años tuvieron que lidiar con cesaciones y apelaciones. Es un día de victoria para ellas y para las que no se animaron a denunciar por temor, quiero agradecer a la Dra. Ingrid Núñez por su apoyo y perseverancia. Hoy tenemos un violador menos en la calle”, escribió Echeverría en Facebook.

Las víctimas del pastor pederasta tenían entre 9, 10 y 11 años cuando fueron agredidas sexualmente.

“Son más de 10 las víctimas que fueron vejadas sexualmente por este pederasta cuando eran niñas y que tuvieron el valor de denunciarlo ante la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia”, señaló Echeverría.

El acusado se declaró inocente, desde que comenzó la investigación, pero las denunciantes tenían videos y otras pruebas para demostrar los vejámenes. Los hechos de violencia sexual ocurrieron en consejerías, ensayo de panderetista, estudios biblícos y otros espacios. Una de las demandantes dijo que la obligó a callar diciéndole que haría caer una maldición sobre toda su familia.

En 2012, una adolescente le contó a su madre que el pastor Aramayo de la iglesia a la que asistían la violó en 2009. Tras esa denuncia, el acusado desapareció hasta diciembre de 2017 y poco después el caso se reactivó, y descubrió que había varias víctimas.