Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 07:35

Un juez definirá si levanta o no la detención del agresor de Adriana

La víctima, instructora de gimnasio y atleta fitness, denunció a Sergio Fabián B.M. por violencia, intento de feminicidio, privación de libertad, violación, pornografía y extorsión.

El denunciado S.F.B., cuando fue aprehendido tras su primera denuncia
Sergio Fabián B.M. es aprehendido el 29 de junio. Facebook Adriana P.
Un juez definirá si levanta o no la detención del agresor de Adriana

Sergio Fabián B.M. presentó este martes una acción de libertad, después que le dieran detención preventiva en la cárcel San Sebastián hasta que se resuelva la apelación de la sentencia de tres años por violencia doméstica y familiar cometido en contra de Adriana P., y un juez fue conminado a resolver la situación jurídica del acusado en 24 horas. Se prevé que hoy se defina si el procesado es puesto o no en libertad, mientras eso ocurre se encuentra detenido, informó Nivia Coca, del colectivo Mujeres de Fuego, institución que está brindando apoyo a la víctima.

Adriana P., instructora personal de gimnasio y atleta fitness, denunció a Sergio Fabián, de 24 años y quien era su pareja, por violencia doméstica de tipo física y psicológica, intento de feminicidio, privación de libertad, violación, pornografía y extorsión. Sin embargo, la fiscal presentó la acusación por violencia doméstica en un juicio abreviado, que no fue comunicado antes a la parte afectada, donde el imputado admitió que la golpeó y fue sentenciado a tres años con medidas sustitutivas, es decir, no ingresaría a prisión. La sentencia no fue ejecutoriada y la defensa de la víctima apeló ese fallo exigiendo que las pruebas sean nuevamente valoradas y cambien la tipificación de los delitos.

Todo ocurrió en un mes. Adriana decidió irse a vivir con su enamorado, que había llegado de La Paz, el 1 de junio. A los 18 días, Sergio Fabián la golpeó con puños, patadas, cachetadas e incluso usó el cable del cargador de un celular y zapatos para provocarle hematomas en todo el cuerpo, refirió la denunciante en sus redes sociales.

Ese día, intentó asfixiarla y ella se desmayó. Tuvo que fingir convulsiones para frenar la violencia y él le pidió perdón, y le prometió que no volvería a pasar, pero las agresiones continuaron y la amenazaba de muerte. Adriana era obligada a realizar actos obscenos, mientras la filmaba y luego le decía que subiría las grabaciones a redes sociales y le arruinaría la vida.

La vigilaba en todo momento. La joven, de 26 años, no tenía acceso libre a su teléfono puesto que su pareja revisaba sus mensajes y le decía qué responder, y escuchaba sus llamadas en altavoz para que ella no dijera nada de lo que estaba pasando.

UN PLAN PARA LIBERARSE

Adriana tuvo que idear un plan para liberarse de su agresor. Sergio Fabián le dijo que visitarían a los padres de ella el 29 de junio a fin de que no sospechen nada. Ese día, le permitió ir a trabajar una hora al gimnasio porque estaban necesitando dinero y, en ese tiempo, pudo comunicarse y citar a su madre para contarle todo lo que estaba ocurriendo.

Le dijo a su mamá que más tarde iría a visitarla, junto a Sergio. Para ello, debía reportar a la Policía para que lo detuvieran en su vivienda y pudieran secuestrarle el teléfono, donde estaban las pruebas de los hechos violentos, y así ocurrió.

El 1 de julio, se llevó la audiencia de medidas cautelares, donde el imputado se sometió a un procedimiento abreviado y fue sentenciado a tres años. “La fiscal y el abogado de mi agresor, con antelación, habrían negociado el juicio abreviado sin haberme comunicado, siendo la víctima, ni a mi abogado”, reclamó la joven.

Adriana reclama justicia porque considera que la pena que le dieron a su agresor es mínima y no tomaron en cuenta que él quiso matarla. “Estoy aterrada, temo por mi vida y la de mi familia, y pido garantías y justicia ya que este hombre será puesto en libertad y seguirá haciendo daño (…). Espero que ninguna mujer pase por esto y si pasan por algo así no se queden calladas. Tengo la bendición de poder contar mi historia y doy gracias a Dios y a mi familia por su ayuda porque gracias a ellos estoy viva”, dice el mensaje que escribió la víctima en sus redes sociales, hace unos días.

MÁS VÍCTIMAS

Al menos cinco mujeres más, de distintos departamentos, se comunicaron con Adriana para hacerle conocer que también fueron agredidas por Sergio Fabián. No se descarta que se amplíe la investigación.

Una amistad de otra presunta víctima publicó en redes sociales que conoció a Sergio Fabián a principios de 2020, cuando él enamoraba con su amiga en Sucre. “No podíamos contactarnos con ella y si lo hacíamos él estaba escuchando las conversaciones. La tenía manipulada y no la dejaba salir de su departamento”.

Dijo que el 8 de febrero su amiga la llamó llorando. Ella fue a su departamento y nadie respondía a la puerta. Más tarde, logró comunicarse con ella y le pidió que se fuera porque si Sergio se enteraba de su presencia en el lugar se iba a enojar más. Tiempo después supo que la víctima sufrió otra fuerte agresión, donde le rompió su teléfono, pero él había retornado a La Paz no sin antes amenazarla con subir fotos íntimas de ella a redes sociales si lo denunciaba o le decía a alguien lo que había ocurrido en el tiempo que vivieron juntos.

El personal de los Servicios Legales Integrales Municipales (SLIM) del municipio de Cochabamba también tomó conocimiento del caso de Adriana y denunció al agresor por violación.