Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:15

Investigan muerte a balazos de hombre; habría sido victimado por familiares

Ramiro Espejo recibió dos impactos de bala en la zona izquierda del pecho. Vecinos señalan que llevaba en curso un divorcio y no descartan que haya tenido una discusión relacionada con el tema.
Efectivos policiales y personal del IDIF retiran el cuerpo de Ramiro, víctimado  con arma de fuego. DICO SOLÍS
Efectivos policiales y personal del IDIF retiran el cuerpo de Ramiro, víctimado con arma de fuego. DICO SOLÍS
Investigan muerte a balazos de hombre; habría sido victimado por familiares

La Policía investiga la muerte a balazos de un hombre de 32 años al interior de un inmueble en pleno centro cochabambino, registrada al mediodía de este sábado.

Según el informe policial, la víctima fue identificada como Ramiro Espejo y habitaba, junto a su familia, en el tercer piso del edificio en el cual sucedió el hecho de sangre, en una de las zonas comerciales de Cochabamba, calle Uruguay casi Lanza, cerca del mercado Calatayud.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Ronald Tapia, no adelantó mayores detalles sobre el contexto en el que se produjo el crimen y tampoco apuntó el parentesco de los aprehendidos con el fallecido. Sin embargo, indicó que -presumiblemente- se trata de personas que ocupaban el mismo departamento y eran familiares del fallecido.

El informe preliminar señala que el hombre recibió dos impactos de bala en la zona izquierda del pecho.

De momento, hay dos personas aprehendidas y una arrestada, dos mujeres y un hombre que fueron conducidos a dependencias de la FELCC.

Mientras se recolectaban algunas declaraciones, personas cercanas al lugar de lo sucedido indicaron, en una entrevista con Red Uno, que la víctima y su pareja atravesaban por problemas sentimentales serios, al punto que llevaban en curso un posible divorcio. 

TEMOR

Los hechos de sangre con protagonistas que hacen uso de armas de fuego atemorizan a la población por el aumento de su frecuencia y su ejecución, muchas veces en vía pública.

Ajuste de cuentas, negocios "mal pagados" y otros malentendidos y desacuerdos preceden varios asesinatos y agresiones de este tipo.

En septiembre de 2021, Orlando Quiñones Muñoz, de 45 años, murió tras recibir impactos de bala cuando se encontraba conduciendo su vehículo en la avenida Villazón a la altura de la zona de Villa Obrajes, en el municipio de Sacaba.

La víctima, quien habría sido agricultor, se encontraba a bordo del motorizado junto a una mujer que era su socia y otro hombre más joven -el hijo de ella-. Esta última persona se dio a la fuga tras disparar. Tiempo después fue detenido por protagonizar una balacera en Vinto.

En noviembre de 2021, también en Sacaba, se registró una balacera entre una banda delincuencial y la Policía en Chullpa Moco, cobrando la vida de un integrante de la banda, pero relacionándola también con el robo en el domicilio de un librecambista.

Ambos casos, sumada la muerte de un hombre a balazos en inmediaciones del distribuidor Beijing, constituyen los hechos de balaceras que más atemorizaron a la población cochabambina en los últimos meses.