Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 11:07

Hermana de reo asesinado pide justicia; otro hermano y su esposo también están presos y teme

La familia espera recibir el cuerpo de Javier Vargas, alias el Torbellino, y velarlo en su domicilio, en Quillacollo. El interno victimado en El Abra tiene una hija de 19 años que llegará al municipio para despedir a su padre.
Un patrullero policial, afuera del Ministerio Público, tras el asesinato de un reo en El Abra. DICO SOLÍS
Un patrullero policial, afuera del Ministerio Público, tras el asesinato de un reo en El Abra. DICO SOLÍS
Hermana de reo asesinado pide justicia; otro hermano y su esposo también están presos y teme

La hermana de Javier Vargas Maita (35 años), alias el Torbellino, reo asesinado en el penal de El Abra de Cochabamba, dijo que el preso recibía amenazas y que tenía “broncas” con otros. La familiar del fallecido apuntó a dos de sus compañeros de celdas como los posibles responsables.

“Estaba encerrado con dos hombres. Cuando yo iba a verlo no lo dejaban salir del pabellón. Ayer lo vi, fue la última vez que lo vi. Era amenazado, cada vez me contaba eso mi hermano. Me decía que quería salir de ahí, 'tengo broncas', me decía”, expresó la hermana del preso asesinado a Red Uno.

Los familiares pidieron que los dos presos que estaban con Vargas sean trasladados a otro recinto, debido a que el esposo y otro hermano de los Vargas se encontrarían en el lugar.

“Estamos pidiendo justicia para esos dos hombres que lo han matado, que los trasladen a otra cárcel. Mi esposo y mi hermano también están en la cárcel, también tememos por ellos”, dijo.

El Torbellino ingresó al penal en diciembre de 2008, acusado por el delito de asesinato. Sobre sus presuntos victimaros pesan los delitos de homicidio.  

Los dos internos habrían aprovechado la oscuridad de la noche para dar muerte a la víctima.

El asesinato de este interno se suscita tras conocerse que el móvil del crimen fue por “rencillas personales”.

Según la Policía, el crimen no tendría relación con peleas entre grupos de poder al interior del recinto. “Es un caso aislado de rivalidad entre dos personas”, puntualizó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Ronald Tapia.  

Un grupo de efectivos de esa fuerza realizó el levantamiento del cadáver y lo trasladó al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), a media mañana de hoy.

El interno fue retirado envuelto en una frazada. Entretanto, investigadores todavía se encuentran trabajando al interior del penal realizando pericias y colectando pruebas.