Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 18:32

Hallan restos de dos jóvenes linchados; hay dos detenidos y varias órdenes de aprehensión

Investigadores hallan restos óseos de dos jóvenes linchados en Vacas. CORTESÍA
Investigadores hallan restos óseos de dos jóvenes linchados en Vacas. CORTESÍA
Hallan restos de dos jóvenes linchados; hay dos detenidos y varias órdenes de aprehensión

Luego de tres días de búsqueda, fueron encontrados los cuerpos de Juan Carlos Arias y Rafael Gonzáles, de 28 y 22 años, quienes fueron linchados el fin de semana en la comunidad de Totorapampa del municipio de Vacas, en el Valle Alto de Cochabamba.

Los jóvenes, acusados de robar un vehículo, fueron golpeados, ahogados, incinerados y enterrados a varios kilómetros del lugar donde fueron linchados. La Policía tomó conocimiento del hecho el domingo 28 de noviembre y, desde entonces, comenzaron las investigaciones. Los efectivos se constituyeron el lunes a la comunidad, pero no encontraron los cuerpos ni otros indicios puesto que los pobladores habrían hecho un “pacto de silencio”.

Las familias de las víctimas formalizaron denuncia el martes tras reconocerlos a través de una grabación donde se los ve rodeados de varias personas. Uno tenía las manos atadas y estaba en el piso, mientras el otro estaba atado a un poste.

Las investigaciones siguieron hasta que aprehendieron a Felipe G.C. y Benedicto R.C., de 48 y 43 años, como sospechosos de instigar y linchar a los presuntos delincuentes. El primero dijo, en su declaración informativa, que fue testigo de las agresiones y posterior incineración de los presuntos ladrones, según el informe policial.

El segundo implicado es el hombre al que le habrían robado su vehículo en la localidad de Loma. Declaró que fue interceptado por los jóvenes, que iban a bordo de una motocicleta, con arma de fuego y que lo obligaron a descender de su movilidad. Le ataron los pies y las manos y lo abandonaron. Más tarde, un comunario lo encontró, auxilió y alertó a la población del robo.

La gente, al anoticiarse de lo ocurrido, rodeó y linchó a los jóvenes. Los habrían metido al agua hasta ahogarlos. Luego, al propietario del vehículo le ordenaron que se lleve los cuerpos, los queme y desaparezca, según su declaración. Hay otras ocho órdenes de aprehensión contra presuntos implicados en las muertes. En tanto, continúan las investigaciones.