Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:43

Balacera fatal en Vinto: un amigo muere y el otro resulta herido

El joven que murió era estudiante universitario. Su padre, Leo Terán, aún no cree lo que le sucedió a su hijo.
Fotografía referencial de una persona sujetando un arma./ Foto: Pixabay
Fotografía referencial de una persona sujetando un arma. Pixabay
Balacera fatal en Vinto: un amigo muere y el otro resulta herido

El fin de semana, al salir de un local del municipio, dos amigos fueron baleados. Uno sobrevivió y el otro falleció.

Se trata de Jimmy Rocha, de 26 años, quien sobrevivió al disparo que recibió en la parte del costado de su cuerpo. Le dieron de alta este domingo del hospital Viedma, mientras que Antonio Terán Zeballos, de 22, murió en el lugar y ya no se pudo hacer nada por su vida.

Aún sus familiares lo velan en su vivienda, según reportó Unitel.

El sobreviviente manifestó que vio a tres hombres y dos mujeres que se les acercaron mientras esperaban un trufi en inmediaciones de Vinto y uno de ellos les disparó y no sabe quiénes son, ni por qué les dispararon. “En cosa de 10 minutos pasaron por detrás nuestro unos jóvenes. Dispararon al suelo, nos asustamos nosotros, lanzamos piedras y en eso empezó a disparar al aire y me golpeó a mí y a mi amigo. Traté de escapar y me llegó una bala a mí. Cuando yo caí vi a mi amigo en el suelo, me paré y traté como pude de llegar a cierta parte”, relató Jimmy.

El joven que murió era estudiante universitario. Su padre, Leo Terán, aún no cree lo que le sucedió a su hijo. “Es tan lamentable, tan increíble, hasta ahora no puedo creer lo que ha pasado. Él era amigo de todos, era bien tranquilo, se dedicaba al deporte. Siento como si esto no fuera realidad y nunca pensé que le iba a pasar esto. Me siento tan mal”, declaró entre sollozos a Unitel, mientras su hijo era velado en su domicilio particular.

El padre comentó que ya atraparon a las personas que mataron a su hijo y en las próximas horas recibirán los datos que tenga la Policía sobre el caso, pues cree que personas que manejan armas en estado de ebriedad y que disparan sin razón no deberían andar sueltas por la calle ya que son un peligro para cualquier persona que se cruce en su camino.