Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 04:45

Exmilitar atracador es dado de alta, va a celda y hoy lo ponen ante un juez

Una autoridad jurisdiccional definirá la situación jurídica del excapitán de la FAB vinculado a dos robos; a una concesionaria de autos y a una empresa de giros en Cochabamba.
Captura de la cámara de vigilancia que captó el momento del atraco a una concesionaria de autos en Cochabamba. ARCHIVO
Captura de la cámara de vigilancia que captó el momento del atraco a una concesionaria de autos en Cochabamba. ARCHIVO
Exmilitar atracador es dado de alta, va a celda y hoy lo ponen ante un juez

José Andrés C.S., excapitán de la Fuerza Aérea Bolivia (FAB) vinculado a dos robos en Cochabamba, recibió ayer su alta médica después de 25 días de haber estado internado en el Hospital Viedma, Cochabamba. La Policía lo trasladó a celdas policiales y hoy será puesto ante un juez cautelar, quien definirá su situación jurídica durante la mañana en una audiencia virtual.

La defensa del exmilitar dio a conocer en una anterior oportunidad que su cliente delinquió por “un estado de necesidad”. El sindicado, de robo agravado y tentativa de homicidio, tendría deudas con la banca y le descontaban al menos el 75% de su sueldo.

DOS ‘GOLPES’ EN CINCO DÍAS

José Andrés C.S., de 37 años, entró el viernes 17 de diciembre a una concesionaria de autos, ubicada en la avenida Gabriel René Moreno y esquina pasaje Zoológico, cuando se encontraba repleta de trabajadores en sus distintos ambientes. Las cámaras de vigilancia lo muestran en una de las oficinas a las 14:44:05 con una pistola en su mano derecha, mientras arrojaba con la izquierda su mochila hacia la cajera para que pusiera dentro el botín de dinero.

A poco más de dos minutos, a las 14:46:18, se llevó como rehén a la cajera. Salió hacia el pasaje Zoológico, avanzó media cuadra, liberó a la trabajadora y realizó 11 disparos con su arma (reglamentaria) para darse a la fuga pretendiendo que nadie lo siguiese, pero un trabajador de limpieza que ayudó a frustrar el robo recibió dos impactos de bala; uno en el hombro y otro en la pierna. Al entonces militar se le acabó los proyectiles y fue reducido por trabajadores y transeúntes, quienes lo golpearon no solo a puños y patadas, sino con toletes, barretas, ladrillo y piedras. Estuvo en terapia intensiva varios días a consecuencia de la brutal golpiza.

El 18 de diciembre, el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, dio a conocer no solo la identidad del atracador, sino reveló que era un militar activo de la FAB. De la concesionaria de autos, pretendía llevarse 6 mil bolivianos, 130 dólares y un cheque. Acotó que estaba vinculado en otro robo armado ocurrido solo cinco días antes en Cochabamba.

El domingo 12 de diciembre, José Andrés C.S. se llevó el botín de la sucursal de una empresa de giros ubicada en la avenida Ballivián y esquina Oruro, en la zona de El Prado de Cochabamba. Dos minutos fueron suficientes para que se llevara 19.617 bolivianos y 2.756 dólares americanos.

El hombre ingresó a esa agencia a las 13:08:41 fingiendo ser cliente. El guardia de seguridad estaba metiendo un letrero que tenían en el exterior cuando fue reducido por el atracador, quien lanzó su mochila hacia la cajera y le ordenó poner dentro el dinero que tenían en cajas. Luego, se dio a la fuga con rumbo desconocido.

Desde entonces, la Policía estuvo revisando las cámaras de vigilancia para identificarlo y dar con su paradero. El ahora exmilitar cayó en la concesionaria de autos y a través de las grabaciones pudieron establecer que también es autor del robo a la agencia de giros. En ambos hechos, usó una gorra y barbijo negro y el modus operandi fue el mismo. En el último atraco, donde fue brutalmente golpeado, llevaba ropa de trabajo de jeans.

La FAB comunicó el 18 de diciembre el “retiro obligatorio de la institución” del capitán José Andrés C.S., destinado a la Guarnición Aérea de Cochabamba, al haber sido encontrado infraganti robando en una concesionaria de autos y por transgredir las leyes, normas y reglamentos militares que “atentan contra la dignidad y honor de las Fuerzas Armadas”.

“Se determinó su retiro obligatorio de la institución para que la justicia ordinaria realice el proceso jurídico que corresponda. Este deplorable hecho que fue cometido en horarios fuera de servicio y a modo personal, no involucra a la institución a la que lamentablemente pertenecía”, dice parte del comunicado emitido por la Dirección General de Comunicación Social de la FAB.