Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de febrero de 2024
  • Actualizado 07:34

Dudas y un falso testimonio rodean la muerte de una boliviana en Argentina

La víctima, de 34 años, fue encontrada sin vida el viernes en la puerta de un local gastronómico de Buenos Aires. El propietario del lugar mintió en su declaración. Piden justicia.
Familiares y amigos de Claudia protestan en la puerta de un local, donde la boliviana perdió la vida.FACEBOOK IVAN REAL
Familiares y amigos de Claudia protestan en la puerta de un local, donde la boliviana perdió la vida.FACEBOOK IVAN REAL
Dudas y un falso testimonio rodean la muerte de una boliviana en Argentina

La muerte de Claudia Patricia Tupa Lotore reunió ayer a mucha gente en la calle Joaquín V. Gonzáles y avenida Rivadavia en Buenos Aires, Argentina, para exigir justicia y celeridad en las investigaciones. Dudas y un falso testimonio rodean el deceso de la boliviana, madre de dos niñas de 8 y 11 años.

Claudia, nacida en Cochabamba, fue encontrada sin vida la madrugada del viernes 10 de febrero en la puerta de un local gastronómico. Los familiares, amigos, vecinos y población en general se concentraron este lunes en ese negocio en repudio a lo sucedido. La gente ha estado movilizada y, hace unos días, grafitearon el frontis del lugar y pegaron carteles exigiendo justicia para la víctima.

Tupa Lotore, de 34 años, costuraba prendas de vestir para sacar adelante a sus hijas, quienes ahora pasaron al cuidado de su abuela materna, boliviana que radica en Chivilcoy, Argentina. Según los dolientes y amigos, Claudia era una mujer luchadora y dedicada a sus niñas.

El jueves salió de su hogar y se reunió con amistades en “El Gallito de Floresta” para celebrar Compadres, una fiesta propia del Carnaval de Bolivia. Aracely Lotore, madre de Claudia, conoció de la muerte de su hija el viernes a las 09:42 cuando fue contactada por una de las amigas.

De manera extraoficial, la familia doliente conoció que el informe forense establece que Claudia sufrió una intoxicación, “cardiopatía hipertrófica, congestión y edema pulmonar”. Dudan de las causas de muerte, sobre todo desde que vieron las grabaciones de las cámaras de vigilancia de domicilios próximos al local gastronómico.

FALSO TESTIMONIO

Los hermanos de Claudia se apersonaron el viernes al local donde la joven estuvo sus últimas horas de vida. Conversaron con el propietario, apodado el Jujeño, quien les dijo que la cliente había consumido bebidas alcohólicas, pero que le ayudó a salir del lugar, caminando, y la dejó sentada en una acera porque ya debía cerrar su negocio.

Sin embargo, esa versión se cayó solo unas horas después. Las cámaras de vigilancia de un inmueble de la zona captaron otra situación. En la grabación se ve a un hombre, que según los dolientes es el Jujeño, sacando a rastras a la víctima del negocio y luego la abandonó en la vereda. Claudia aparentemente seguía con vida cuando la dejaron tendida en el piso.

Sus familiares sospechan del propietario del local, no obstante, también buscan a un amigo que estuvo compartiendo esa noche con la joven. Pidieron a las personas que hayan estado en el lugar y tengan información apersonarse a la comisaría para ofrecer sus testimonios a fin de esclarecer la muerte de la boliviana.