Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:06

Conscripto, a prisión por muerte de Delia que sufría maltrato psicológico y se quitó la vida

POLICIA
El hombre procesado por homicidio – suicidio. FOTO: OPINIÓN
Conscripto, a prisión por muerte de Delia que sufría maltrato psicológico y se quitó la vida

El Juzgado de Instrucción Cautelar de Colcapirhua dictó la detención preventiva del conscripto Freddy N.G., acusado de homicidio - suicidio, debido a que habría ejercido violencia psicológica contra su pareja, de 36 años, que la orilló a quitarse la vida, hace ocho días. El hombre, de 20 años, deberá cumplir la medida por cinco meses en la cárcel de San Pablo de Quillacollo.

Delia M.M., de profesión maestra, se quitó la vida tras una conversación telefónica con Freddy N.G., quien estaba cumpliendo su servicio militar en la localidad de Charagua (Santa Cruz). Él alertó a los familiares para que fueran a la habitación, en la que convivían en el barrio Kami en Colcapirhua, porque ella “habría hecho algo”. Los parientes la encontraron sin vida sobre su cama.

La mujer escribió en unas hojas blancas lo que sentía y las pegó en el muro del cuarto. Decía que sufría por los insultos, ofensas y violencia psicológica, y que con su muerte ya no sería una carga para el conscripto. Los efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) verificaron el hecho y aprehendieron a Freddy N.G. en el cuartel militar Boquerón.

La abogada del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres Mercedes Cortez informó que el juez halló suficientes indicios de que Freddy N.G. es con probabilidad autor del delito de homicidio – suicidio debido a que al menos seis testigos afirmaron que Delia presentaba signos de depresión por la violencia psicológica ejercida por su pareja, “como el llanto inconsolable y frustración por las amenazas de muerte que él le profería”.

“Aún no ha declarado el hijo de Delia, un niño de 10 años que quedó en la orfandad y que pudo ser testigo de la relación de su madre con el conscripto (…). El imputado presentó documentación para acreditar que tiene familia, pero nosotros observamos que la habitación en la que vivía con la víctima no es apta para albergar a toda una familia. La otra parte no ha apelado, nosotros tampoco y estamos coordinando con la Fiscalía para gestionar los actos investigativos que garanticen las investigaciones más adelante”, declaró Cortez.

El delito de homicidio – suicidio previsto en el artículo 256 del Código de Procedimiento Penal de Bolivia establece que “cuando una persona cometa suicidio, como consecuencia de una situación de violencia, la agresora o el agresor será sancionado con la privación de libertad de 10 años”.