Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 08 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:47

Del Castillo asegura que Luz y Álvaro, asesinos de Anakin, “no tendrán chance” de salir de prisión

Ambos reos tienen una condena privativa de 30 años por el asesinato del joven alteño.
Luz Peralta, asesina sentenciada, llega al Sereci de La Paz. DETRÁS DE LA VERDAD
Luz Peralta, asesina sentenciada, llega al Sereci de La Paz. DETRÁS DE LA VERDAD
Del Castillo asegura que Luz y Álvaro, asesinos de Anakin, “no tendrán chance” de salir de prisión

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, aseguró hoy que Luz y Álvaro, los jóvenes condenados a prisión por el asesinato de Anakin Tancara, “no tendrán chance” de salir de prisión.

El anuncio de la autoridad de Estado viene tras conocerse que la pareja, autora de uno de los crímenes más impactantes del año 2021, habría logrado salir de prisión para contraer matrimonio.

Juristas, consultados por medios paceños, analizaron la situación y algunos coincidieron en que la pareja estaría buscando evadir la sentencia a través de un posible embarazo. 

Luz Ruby y Álvaro Salinas solicitaron, el pasado 21 de noviembre, un permiso especial para ir al Servicio de Registro Cívico (Serecí) y obtener la documentación necesaria para el casamiento.

“Señor juez, como es de conocimiento de su digno tribunal que su autoridad preside, nuestras personas guardan detención preventiva en la presente causa, a tal efecto tenemos por objeto presente continuar con un proyecto de vida común entre ambos de forma sostenible, por ello hemos decidido contraer matrimonio civil (...) solicitar a vuestra autoridad se sirva autorizar salida de nuestras personas para el día 22 de noviembre de 2022”, consta en el documento, presentado el 13 de octubre, al que tuvo acceso Unitel.

El padre de Anakin a través de sus abogados presentaron una misiva ante el Ministerio de Gobierno para tomar recaudos y evitar que dicha ceremonia se oficialice.

Anakin Tancara fue asesinado en agosto del 2021, cuando solo tenía 21 años. Su expareja Luz y el actual novio de ella, Álvaro, terminaron con su vida. Antes, estaban consumiendo bebidas alcohólicas en la casa de la sindicada.

El cuerpo fue descuartizado y repartido por varias zonas de la urbe alteña. Los jóvenes fueron encontrados culpables el 9 de septiembre de ese año y sentenciados por el Tribunal Tercero de Sentencia de El Alto a 30 años de cárcel sin derecho a indulto.