Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 03 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00

Caso RJC: niegan juicio abreviado a Yassir y líderes se enfrentan a 20 años de cárcel

La Fiscalía pedirá para Molina, Soto y los hermanos Bascopé la pena de 20 años de prisión por organización criminal con relación al delito de destrucción y deterioro de bienes del Estado.
Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC). NOÉ PORTUGAL
Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC). NOÉ PORTUGAL
Caso RJC: niegan juicio abreviado a Yassir y líderes se enfrentan a 20 años de cárcel

El Juzgado de Sentencia Penal Tercero de Sucre dio ayer inicio al juicio contra seis miembros de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) por los destrozos en la Fiscalía de esa ciudad. Yassir Molina, líder de ese grupo, continuará en el juicio oral porque la autoridad jurisdiccional, a pedido de los acusadores, rechazó su petición de acogerse a un juicio abreviado.

Yassir Molina, los hermanos Mario y Fabio Bascopé, Milena Soto, Mario S.S. y Ayda L.T. son procesados por los destrozos a la infraestructura de la Fiscalía de Sucre ocurrido en 2020. Los primeros cuatro son juzgados como autores principales, mientras los dos últimos son considerados cómplices. La Fiscalía pedirá para los líderes de la RJC 20 años de cárcel por el delito de organización criminal con relación a la destrucción y deterioro de bienes del Estado, tenencia, porte o portación y fabricación ilícita y daño calificado.

El juicio debía comenzar el lunes, pero Molina y otro acusado no contaban con abogado defensor. Yassir consiguió la autorización para que Jhasmani Torrico, conocido como el “abogado del diablo”, participe del juicio de manera virtual ya que considera que es su único “abogado de confianza”. El jurista que asume la defensa de Molina fue sentenciado en 2021 a seis años y seis meses de cárcel por secuestro y lesiones que sufrió un mecánico y, desde julio de este año, goza de detención domiciliaria.

COMUNICADO

El Ministerio de Gobierno, en su condición de parte acusadora, expresó su rechazo a la solicitud de Molina de someterse a juicio abreviado. Según el comunicado de esa institución, existen 135 pruebas documentales y testificales con las que se demostraría la autoría de los cuatro cabecillas de la RJC.

“Lo hacemos por la justicia que merecen las víctimas ante tantos hechos reprochables que no pueden repetirse en la impunidad. Recordamos nuevamente que fabricar armas (bazukas), portarlas sin autorización y usarlas, en el marco de compromisos internacionales (Convención de Palermo) está totalmente prohibido”, dice parte del comunicado difundido por el Ministerio de Gobierno.

YASSIR ES LLAMADO “JUDAS”

Para Milena Soto, líder de la RJC, Yassir Molina los traicionó por presuntamente negociar su libertad a cambio de información que involucraría a ex y actuales autoridades.

“He visto la cara de un Judas al lado mío”. Con estas palabras, Soto de la RJC se refirió a Molina. Denunció que el entonces líder de la Resistencia “negoció su libertad” a cambio de brindar información sobre la participación de, al menos nueve ex y actuales autoridades y dirigentes, en la crisis social que atravesó Bolivia, entre septiembre y octubre de 2019.

LA LISTA Y LA RESPUESTA DE REYES VILLA

Con un memorial en mano, Soto reveló que en la lista figuran Manfred Reyes Villa, alcalde de Cochabamba; Diego Murillo, actual concejal de Súmate; y Mauricio Muñoz, secretario de Finanzas de la Alcaldía valluna.

En la lista también existen dos “pesos pesados”: Arturo Murillo, ministro de Gobierno en la gestión de Jeanine Áñez, y Rómulo Calvo, actual presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz.

Todos ellos, además de Marcelo Piérola, expresidente del Comité Cívico de Cochabamba; Luis Terán; Jorge Valda, exabogado de Molina y exasesor legal del Comité Cívico de Santa Cruz y Gualberto N., antes presidente de la Cámara de Transporte de Cochabamba.

El alcalde Manfred Reyes Villa se pronunció sobre su nombre en esa lista y dijo que no tuvo relación cercana con Molina. “Es una situación muy graciosa, no sé por qué inculpa a gente, personalmente nunca lo he conocido a este señor, yo no estaba en este país, estaba en Estados Unidos, mal podría decir alguien lo está induciendo. Nadie le cree ya, la misma gente de su grupo ya lo ha desmentido, entonces no sé a qué se debe lo que está haciendo, pero tiene que tener pruebas. No es nomás sindicar sin ningún tipo de pruebas (…). Lo conocí cuando llegué acá, se ha sacado un par de fotos, pero antes nunca”.