Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:23

Caso Mayerli: hermana de Roberto habla de material genético como prueba de inocencia

Roxana Huanca, hermana de Roberto, supuesto cómplice del asesinato de Condori, indicó que los peritos forenses "les han informado que el semen hallado pertenece a Matusalén y no a su hermano”.

Matusalén, principal implicado en el asesinato de Mayerli. MINISTERIO DE GOBIERNO
Matusalén, principal implicado en el asesinato de Mayerli. MINISTERIO DE GOBIERNO
Caso Mayerli: hermana de Roberto habla de material genético como prueba de inocencia

Roxana Huanca, hermana de Roberto, supuesto cómplice del asesinato de Mayerli Condori, ocurrido el 5 de septiembre, aseguró que los peritos hallaron más pruebas sobre la culpabilidad de Matusalén en el hecho de sangre. Una de ellas -dijo- es que la víctima mantuvo intimidad con el autor del hecho.

“Mayerli tuvo relaciones sexuales. Los peritos forenses nos ha informado que el semen hallado pertenece a Matusalén y no a mi hermano”, declaró la allegada al portal informativo Urgente.bo.

Otro de los trabajos que realiza el Ministerio Público en la investigación es la pericia de las cámaras de seguridad. Según Huanca, ese es otro de los elementos que prueba que Roberto es inocente.

“Nos han informado que están revisando las cámaras, esa es otra de las pruebas de que mi hermano, el día del hecho, estaba con nosotros. Él es inocente”, argumentó.

El 22 de septiembre, el abogado criminólogo Emilio Viscarra, quien realizó la entrevista y el estudio psicológico a Matusalén, por seis horas,  aseguró que Roberto no fue parte del delito.

“Roberto no participó en el asesinato, él no es cómplice del hecho, es Matusalén quien planificó el delito. Roberto no tenía motivo, causa ni razón para matar a Mayerli. Además, él manifiesta que lo hizo solo. Este es un crimen de odio, de rencor”, dijo en aquella ocasión el experto en criminalística.

Según Viscarra, Roberto conoció a la víctima, a través de las redes sociales, en específico por Facebook. El modus operandi de Huanca era ese: captar a jovencitas a través de las cuentas sociales y coquetear con ellas.

“Algunas no le hacían caso, pero con otras sí tuvo éxito. Por eso se observa que, incluso, les escribe palabras y les pregunta si quieren tener sexo”, argumentó el abogado en aquella ocasión.